Compartir
Publicidad

Consejos de conducción en caso de holocausto zombie

Consejos de conducción en caso de holocausto zombie
45 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Motorpasión también tiene una vocación de servicio público y de ayuda al automovista, motivo por el cual vamos a daros unos consejos para que un desastre tóxico, biológico o químico que afecte a seres vivos sea lo más llevadero posible. Me refiero concretamente a un holocausto zombie.

En el ideario actual, los no muertos, que llevan pululando por la mitología de todas las civilizaciones que han existido (o casi todas). Al estar basados en seres vivos, se les puede matar, pero conviene ser más inteligentes que ellos, cosa que no parece demasiado difícil.

En caso de desastre, una de las mejores cosas que nos pueden pasar es disponer de un vehículo. Nos permitirá escapar hasta que pase la tormenta o simplemente sobrevivir lejos de las hordas de zombies. En primer lugar, hemos tenido que haber hecho un correcto mantenimiento.

Hyundai anti-zombie

Si podemos contar con tiempo de preparación, hay algunas modificaciones básicas que podemos llevar a cabo para aumentar su capacidad de protección. Por ejemplo, el tintado de lunas permite más discrección y en caso de rotura de una luna, reducir las consecuencias en forma de cortes y heridas.

Es buena idea hacer acopio de todo objeto punzante, cortante o lesivo que pueda instalarse en la carrocería, para producir la mayor cantidad posible de daños a nuestros atacantes. Recordemos que los zombies pueden morir, solo hay que aplicar algo de lógica. Si se desangran, estarán en problemas.

Importante llevar a bordo cosas elementales en caso de desastre, como armamento (a ser posible no recargable, como armas blancas), provisiones, paquete de primeros auxilios, revistas porno, cargadores para teléfono, pilas, una radio, mapa de carreteras ¡en papel!, bienes para hacer trueque y preservativos por si... no, no harán falta.

Onstar Monster Dodger

Conduciendo con _zombies_ sueltos

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que los zombies estarán por todas partes, ya sea deambulando por las calles, carreteras, caminos... o en cualquier lugar donde hubo grandes concentraciones de personas. Hay que evitar cualquier núcleo urbano, mejor zonas donde existan múltiples salidas y se pueda ver un peligro con antelación.

Sé que nuestro impulso inicial ante la presencia de estos seres será la de atropellarles a todos, como en el Carmageddon, y así limpiar las calles. No recomiendo hacer eso salvo que tengamos un camión quitanieves, porque los atropellos dañan el vehículo.

Si embestimos al número suficiente de zombies, podemos mandar al garete el sistema de refrigeración del motor, perder líquido y estar condenados a abandonarlo en el peor momento. Un Volkswagen/Porsche con motor refrigerado con aire parece buena idea, se elimina esa variable.

Si disponemos de un coche híbrido o eléctrico nuestras posibilidades de pasar desapercibidos serán superiores, al ser muy silenciosos. Por contra, los motores Diesel delatarán nuestra presencia antes de tiempo. No obstante serán útiles si tienen mucho par, podremos disponer de fuerza extra.

Los todoterrenos son vehículos muy útiles porque permiten pasar por encima de cadáveres sin miedo a atascarlos en los pasos de rueda. Los que más lo sufrirán serán los que usen llanta tó reshulonas con mínimo perfil. Ojo, la sangre reduce la adherencia de los neumáticos, así como las vísceras y demás restos.

Puestos a golpear a un grupo de zombies, será si no queda más remedio. Evitemos a cualquier precio la colisión frontal, es mucho más preferible embestirles marcha atrás, o forzando trompos con el freno de mano para usar como ariete el maletero y aletas posteriores. Es más difícil romper algo ahí.

Autopista de peaje

La recomendación de tener los seguros echados es importante, algunos elementos zombie en fase temprana de infección pueden recordar cómo se hacían esas cosas. En la medida de lo posible, los pasajeros deben permanecer agachados para resultar menos atractivos como presas ante hordas de no muertos.

Los destinos más preferibles serán rutas poco transitadas, eso implica evitar las grandes autopistas. Además, será más fácil saquear gasolineras en busca de combustible si estamos en zonas menos frecuentadas. Al menos entonces el precio dejará de ser un problema. Las autopistas de peaje son perfectas, sobre todo en Madrid.

La radio AM, esa que no usamos ya nunca, puede ser útil para captar mensajes de socorro o de las autoridades, pues la onda media y larga facilitan la propagación sin tanta antena cerca. Se oirá de pena, pero algo es algo, puede ser cuestión de vida o muerte.

Volvo FL

En todo momento en que no sea necesario salir pitando, es recomendable practicar conducción eficiente para que las reservas de combustible nos duren más. No sabemos cuándo podremos volver a repostar. Coche sin combustible, coche inútil. Si hay que tomar prestado otro vehículo, habrá que saber hacer un puente.

Evitemos modelos nuevos, son más difíciles de "socializar". Cuanto más grande sea, mejor. Los camiones, autobuses, grandes SUV y todoterrenos tienen más puntos de ataque en caso de atropello, y más resistencia. No aprovechan bien el combustible, pero no hay tiempo de ponerse exquisitos.

Si todo transcurre bien, podrás llegar lejos, esperar que llegue la caballería o sobrevivir. Si algún pasajero resulta herido, con todo el dolor de tu corazón, tírale en marcha. Si no, puedes resultar infectado y todo lo anterior no habrá servido de nada. ¡Mucha suerte!

Por cierto, un último consejo, ¡cuidado con los guardia civil/mossos zombie en coches camuflados! Lo último que necesitamos es una multa si necesitamos ir por encima de los límites legales de velocidad.

Fotografía | "Patton":http://www.flickr.com/photos/pattoncito/5193700219 (V)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos