Publicidad

Coches y chicas: ¿mezcla machista?

Coches y chicas: ¿mezcla machista?
23 comentarios

Me he encontrado una interesante reflexión de un profesor de Comunicación Audiovisual en un instituto, llamado El Salón de la moto de Madrid y la persistencia del machismo casposo.

En él critica la utilización de mujeres como reclamo en la promoción de coches y motos, y cita varios ejemplos de medios que contribuyen a esta visión machista, entre ellos el artículo de Motorpasión Dodge Girls en el Salón de Madrid.

Este tipo de situaciones tienen tres “culpables”: las marcas automovilísticas, los medios de comunicación y el público.

Marcas automovilísticas

El otro día me sorprendí al ver cómo en una galería oficial de fotos incluian a una chica por introducir un icono sexual sin relación ninguna con lo que presentaban. ¿Qué coche era? Pues no era un coche, era una moto. Parece que en las dos ruedas eso está más afincado, no me puedo imaginar una galería de fotos oficiales de una marca grande haciendo esto, aunque sí es cierto que las “pequeñas” o preparadores tuning lo hacen habitualmente.

En la publicidad, el público parece ser algo más sensible, y las muestras no son tan descaradas, al menos no más que el resto de la publicidad que vemos.

Pero otro caso muy distinto son los salones del automóvil, donde estoy completamente de acuerdo con Ángel Encinas, el profesor de secundaria, en que a veces es vergonzoso que al lado de cada coche haya “un trozo de carne”. Esto tampoco es exclusivo de los coches, por ejemplo en las ferias de electrónica podemos ver lo mismo.

Medios de comunicación

Aunque en parte sea tirar piedras contra mi propio tejado, estoy de acuerdo en que el tratamiento de los medios en estos temas no es del todo correcto.

También tengo que decir en defensa de Motorpasión, y concretamente de SandMan, el autor del post, que en nuestro caso creo que está algo más justificado. ¿Por qué? La diferencia entre nosotros y otros medios de los que se habla es que nosotros además de hablar de coches hablamos sobre muchísimas cosas más que rodean a este mundillo (y creo que es uno de los motivos por el cual tanta gente nos leéis): coches, coches extraños, historias de gente, salones del automovil, chicas en los salones, curiosidades varias, etc.

Él lleva ahora mismo más de 2000 entradas escritas, y las que tratan sobre estos temas son pocas. Es un caso distinto a un periódico que apenas hable de coches, y el día que lo haga adjunte de forma gratuita la “galería de carne”.

Eso sí, este pequeño descargo de responsabilidad no cambia mi opinión de que, en general, los principales blogs de Europa sobre coches también tenemos nuestra parte de culpa por contribuir a esta imagen.

Público

No voy a decir la común falacia de “si está mal, la gente no lo leería, así que es culpa suya”, pero creo que también tenemos (y digo tenemos porque público somos todos) nuestra parte de culpa.

No creo que haya nada de malo en “divertirse” mirando a las chicas que acompañan a un coche, pero nuestra labor como consumidores inteligentes y prosumers es la de valorar lo que nos está diciendo la marca.

Yo siempre he dicho que pocas veces un anuncio mejora la imagen que tengo de una marca, pero en muchas ocasiones la empeora. Si lo que me llama la atención es la chica y no el coche, mal asunto.

Mi conclusión es que es necesario mantener el equilibrio entre una utilización machista de la imagen de la mujer y un “puritanismo” extremo, y que las tres partes de la cadena deben poner su propio criterio para saber distinguir entre lo correcto y lo incorrecto.

En Motorpasión | Coches y mujeres, juntos a lo largo de la historia en el mundo de la publicidad

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio