Publicidad

La carretera más alta del mundo: una autopista al cielo a más de 5.500 metros

La carretera más alta del mundo: una autopista al cielo a más de 5.500 metros
4 comentarios

El puerto de montañana de Semo La ubicado en el Tíbet casi parece rozar el cielo: con 5.565 metros se trata de la carretera asfaltada más alta del planeta. También es una de las más peligrosas del mundo, pero aquellos que circulen por ella podrán disfrutar de un precioso y único paisaje.

En concreto, se encuentra en el condado de Coqên de la prefactura de Ngari en la Región Autónoma del Tíbet, perteneciente a China, y conecta con la región de Changtang en la denominada Ruta del Norte.

Y aunque no se trata de la ruta más alta del mundo, título que ostenta la boliviana Uturuncu que conduce a la cima del volcán de mismo nombre (5.730 metros), sí que es la carretera asfaltada más elevada registrada, quedándose sólo a 165 metros de ésta.

Por 315 metros se impone Lakpa La, otro paso pavimentado que une Nepal con China, y por nada menos que 832 metros a la carretera del Karakórum, que conecta Kashgar (China) con Islamabad (Pakistán) y que cubre la antigua Ruta de la Seda extendiéndose 1.200 kilómetros por montañas y glaciares.

Tan bella como peligrosa

El puerto Semo La, que se traduce como 'paso' en tibetano, se enmarca dentro de la carretera provincial S206 (401 kilómetros) y su extensión es de 150 kilómetros que discurren por una meseta que se eleva 5.000 metros sobre el nivel de mar, llegando su zona más alta a los 5.565 metros.

Y aunque en el cartel que indica su punto más elevado reza que tiene 5.566 metros, este número es tan redondo como ligeramente inexacto: en agosto de 2005, el catalán Jordi Pons formó parte de una expedición para medir la altura exacta de este paso, que mediante tecnología GPS determinó 5.565 metros. En aquel momento, este puerto de montaña no estaba asfaltado, pues la construcción de la carretera S206 finalizó en 2015.

Pese al pavimento, el puerto de Semo La está considerado como una de las carreteras más comprometidas del planeta por las extremas condiciones climáticas que suelen acompañarla. Las avalanchas de nieve y barro suelen ser habituales durante largos periodos del año, a lo que se suman las placas de hielo y los fuertes vientos. Asimismo, en muchos de sus puntos no cuenta con protecciones.

Tibet

En verano tampoco se salva, pues la temperatura puede oscilar entre los 20 grados durante el día y los 10 grados bajo cero por la noche, además de que en julio y agosto puede llover durante días e incluso nevar en las horas nocturas. Y a todo ello hay que sumarle que está elevada casi 5,5 kilómetros sobre el nivel del mar, pudiendo provocar mal del altura a aquellos que se aventuren por ella sin aclimatarse correctamente primero.

A pesar de estas condiciones adversas, circular por ella merece la pena pues se enmarca en uno de los parajes más impresionantes que pueden encontrarse en nuestro planeta discurriendo entre montañas, lagos y géiseres. Toda una autopista al cielo.

Foto: V.Steuer, Wikimedia Commons. Creative Commons.

En Motorpasión | Viajar en furgoneta camper o autocaravana: nueve consejos básicos para disfrutar con la casa a cuestas

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios