Campaña publicitaria de ética un poco dudosa

Campaña publicitaria de ética un poco dudosa
11 comentarios

Esta mañana nos ha llegado una pista acerca de unas presuntas medidas para forzar al automovilista a reducir su velocidad. ¿Cómo? Dejando en el asfalto unas enormes pegatinas simulando ser tremendos boquetes en el firme, que nadie en su sano juicio atravesaría tan tranquilamente con su coche, y qué decir de los motoristas. Desde el primer momento me pareció exagerado y he buscado por ahí un poco.

Resulta ser una campaña publicitaria muy original. Parece que las pegatinas han sido superpuestas a palo seco por fotomontaje y que realmente la campaña no las ha colocado, las fotos no son muy buenas. El anuncio exagera el hecho de que si llevas sus suspensiones, ni te enteras de lo que acabas de pasar, lo que dicho sea de paso es publicidad engañosa. Ni la suspensión hidractiva te libra de enterarte que has pasado por semejante boquete, y aporto pruebas.

Anuncio de suspensiones

Anuncio de suspensiones

Más de uno pensará en el estado de algunas de las carreteras españolas y que la DGT se lava las manos al respecto, ya que sólo quiere recaudar multas. Al César, lo que es del César. La DGT se encarga de las sanciones de tráfico, pero el titular de la vía es el responsable de su estado de conservación: Fomento, Comunidad Autónoma, Ayuntamiento…

En todo caso, no se trata de una campaña institucional para acojonar al conductor y hacerle ir más despacio, y menos mal que así es. No quiero pensar en accidentes causados por frenazos, cambios violentos de carril, caídas de motoristas o trompos causados por frenadas súbidas por ejemplo con lluvia. De todas formas, la idea en sí no es demasiado descabellada.

Policia de carton en Smyrna
En Smyrna (EEUU) tienen un límite de velocidad de 15 Mph (24,14 Km/h) y al parecer tienen serios problemas para disuadir a los conductores de ir más rápido. Por ello han recurrido a una original medida, colocar aleatoriamente policías de cartón apuntándote con una pistola radar a escala 1:1. Puede tener su efectividad, aunque igual algún conductor cree que el policía lo que va a hacer es pegarle un tiro y su reacción puede ser muy poco previsible. Al menos, a mi me impondría mucho respeto.

Los que duden de la efectividad del cartón cuando un conductor “ya no pica” deben saber que a veces, en las inmediaciones del falso policía está un agente de verdad, con un radar de verdad, y este sí que impondrá sanciones.

Espero que nuestras queridas autoridades patrias y locales no acudan a este tipo de medidas surrealistas para evitar los excesos de velocidad. Con unos resaltos en el asfalto adecuados al límite, homologados, y que sólo rompan las suspensiones si realmente pisas de más el pedal, o semáforos que se cierran al superar el límite, considero que es suficiente.

Fuente | Ads of The World y Brenternet

Temas
Comentarios cerrados
Inicio