Compartir
Publicidad
Publicidad

La fórmula mágica para relanzar las carreras de turismos se llama TCR

La fórmula mágica para relanzar las carreras de turismos se llama TCR
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A pesar del crecimiento experimentado en las últimas décadas de la afición al deporte motor en nuestro país gracias al éxito de Fernando Alonso en la Fórmula 1, hay que decir que no todos los pilotos tienen como objetivo llegar a la categoría reina de monoplazas en algún momento de su vida deportiva.

Otros prefieren optar por otro camino, probablemente más simple, más rápido y barato para convertirse en profesionales, cobrar por el trabajo que hacen y divertirse en un circuito. La opción más económica -qué difícil se hace usar este término cuando hablamos de carreras...-, o menos cara que los monoplazas es especializarse en las carreras de turismos.

Coches de competición más o menos modificados según el campeonato en el que participen que imitan la silueta de un modelo de calle. En España tenemos el Campeonato de España de Resistencia (CER), donde una treintena de jóvenes y no tan jóvenes compiten cada ciertos fines de semana con coches que, en la mayoría de los casos, son muy parecidos a los que vemos en la calle.

Para aquellos pilotos que ven en los turismos su futuro hay dos campeonatos en los que quieren estar alguna vez en su vida: Mundial de Turismos (WTCC) o Campeonato Alemán de Turismos (DTM). O eso era lo que sucedía hasta hoy, porque las cosas han cambiado mucho en los últimos años con la aparición de otro nuevo certamen que está revolucionando las competiciones de turismos, el TCR.

Mucho hemos hablado en los últimos tiempos de los problemas por los que están pasando los citados certámenes. En el Mundial de Turismos (WTCC), Citroën dominó entre los años 2014 y 2016 tras desembarcar en el campeonato con un Citroën C-Elysée en cuyo desarrollo invirtió una cantidad de dinero descomunal, incapaz de asumir por otros equipos.

pechito-lopez-wtcc

En la pista batió a los Chevrolet Cruze privados, a los Honda Civic, Lada Vesta y Volvo S60 oficiales, sin darles opción. Una vez Citroën decidió retirarse de forma oficial -a finales de 2016-, también lo hizo Lada, dejando el campeonato desierto.

En el DTM, por otra parte, solo conviven tres marcas desde hace varios años (Audi, BMW y Mercedes). Las tres intentan subir a sus coches a pilotos de fábrica, con los que han trabajado en otros campeonatos. La marcha de Mercedes a finales del año próximo del certamen - rumbo a la Fórmula E - también provocará que el DTM caiga en popularidad a la vez que se reduce la parrilla si su jefe, Gerhard Berger, no lo remedia.

El TCR es la alternativa

TCR-internacional-series

Como decíamos al inicio, la clave en las carreras de turismos está en la reducción de los costes, porque de esa forma podemos ver a sobre la pista a pilotos que merecen estarlo y que, por un motivo u otro, no han tenido la oportunidad de ser contratados por marcas oficiales. Además, otra de las claves es la igualdad sobre la pista entre vehículos, lo que permite también que se interesen un mayor número de fabricantes generalistas. Todo esto lo reúne un nuevo certamen, las TCR International Series.

Su fundación se la debemos a Marcelo Lotti, máximo responsable del Mundial de Turismos (WTCC) hasta que tuvo que salir por la puerta de atrás del certamen que él mismo había refundado. Tras su marcha, se puso manos a la obra para crear un campeonato que reuniera las claves necesarias para ser un éxito.

TCR-internacional-series-marcelo-lotti

Con la Seat León Supercopa como ejemplo, trató de capatar el ADN de la categoría para crear un reglamento -TCR- que dio nombre al campeonato. De esta forma, los equipos y fabricantes involucrados en el desarrollo tendrían que seguir ciertas limitaciones técnicas para crear un modelo económico, que además permitiese a los pilotos llegar al campeonato sin tener que vender su casa, empeñar todos sus ahorros ni nada por el estilo.

"El TCR reintrodujo el concepto de los coches cliente en las competiciones de turismos, algo que se remonta a hace varias décadas y que se había perdido en los últimos 30 o 40 años. El desarrollo de un coche para el TCR es relativamente caro para un fabricante, aunque representa una excelente inversión, ya que ayuda a construir un mercado global de clientes que compran coches, recambios y asistencia técnica. Además, también se benefician de la promoción y exposición mediática creada por los diferentes campeonatos". Marcelo Lotti

TCR-internacional-series

La fórmula mágica se basó en la adaptación para competición de modelos de carrocería de cuatro o cinco puertas, motor de hasta dos litros de gasolina o diesel, tracción delantera, cambio de un máximo de seis velocidades y un peso mínimo de entre 1.250 kg y 1.285, según la caja de cambios. El coste, menor a 100.000 euros.

Para saber si un modelo rinde por encima del resto, se lleva a cabo una prueba dinámica sobre la pista realizada por un piloto profesional "neutro". En caso de que alguno sobresalga se le aplica el conocido como 'Balance of Performance' que limita el potencial del coche. Es decir, si después de rodar con todos los coches a un mismo circuito el "coche A" es tres segundos superior al "coche B" y al resto, el departamento técnico del TCR decidirá aplicar restricciones técnicas.

Un chollo para marcas y pilotos

TCR-internacional-series

Desde la creación del TCR, numerosas marcas y equipos han decidido desarrollar modelos para competir en los certámenes con este reglamento. Podemos ver sobre la pista el SEAT León Cup Racer, Alfa Romeo, Ford Focus, Honda Civic TCR, Volkswagen Golf TCR, Opel Astra TCR, Subaru STi, Kia Cee'd y un largo etcétera.

Recientemente, Audi ha introducido el RS 3 LMS y Hyundai ha finalizado el desarrollo del i20 TCR. Otras marcas como Mini o Renault también podrían presentar próximamente sus TCR, en asociación con los equipos con los que competirán. Teniendo en cuenta cómo están el WTCC y el DTM, está claro que el campeonato goza de una estupenda salud.

Más allá de todas estas bondades del TCR, también hay que destacar que los pilotos del certamen internacional son de primerísimo nivel. Allí podemos ver al español Pepe Oriola, al suizo Stefani Comini, que ha ganado los dos primeros títulos, Hugo Valente, Rob Huff, veremos pronto a Gabriele Tarquini...

Los coches TCR también pueden participar en otros campeonatos regionales, que han ido adoptando este mismo nombre. A lo largo del año se disputan decenas de carreras en certámenes como el TCR Alemania, TCR Escandinavia, TCR España, TCR Italia, TCR Rusia.... lo que sin duda es rentable para quien adquiere un TCR o decide desarrollarlo. Para el departamento de competición de las marcas, por otra parte, es realmente importante, ya que ellos serán los encargados de dar soporte técnico y de proporcionar los recambios.

Las carreras de turismos han cambiado mucho en la última década y, a día de hoy, es el TCR quien marca la pauta. Esto ha obligado a los organizadores del resto de campeonatos de turismos a repensar cómo es su formato y cómo deben contener sus costes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos