Sí, habrá un deportivo que llene el hueco el Nissan GT-R en Europa. Pero será electrificado y vamos a tener que esperar sentados

Sí, habrá un deportivo que llene el hueco el Nissan GT-R en Europa. Pero será electrificado y vamos a tener que esperar sentados
Sin comentarios

Este año, el Nissan GT-R dejó de comercializarse en toda Europa. Y lo hizo sin sustituto a la vista. También se empezó a comercializar en Estados Unidos el nuevo Nissan Z, el cual no está disponible en Europa, ni lo estará.

Aun así, la marca japonesa no renuncia a tener un modelo deportivo y de imagen en el viejo continente.

El CEO de Nissan Nismo, Takao Katagiri, lo ha confirmado en declaraciones a Autocar. Habrá un nuevo modelo, que aún no tiene nombre y que se venderá tanto como en Europa como en Estados Unidos, tras su lanzamiento en Japón. Insinuó que llegaría esta década.

Este sustituto en la gama del GT-R, que no del GT-R propiamente dicho (el cual ya se sabe que será híbrido), contará con un sistema de propulsión híbrido, aunque por otra parte Katagiri ha confirmado que se lanzará una "combinación" de modelos híbridos y eléctricos.

Con batería de estado sólido o nada

Nissan GT-R

Este último dato sorprende ya que, en declaraciones al mismo medio, los responsables de Nissan consideran que cualquier modelo eléctrico de altas prestaciones deberá equipar una batería de estado sólido.

Pero ésta, según Richard Moore, jefe de estrategia de la Gigafactoría Nissan de West Midlands, todavía faltan unos 10 años para que este tipo de baterías sean una realidad comercial en los coches.

El calendario de Nissan para las baterías de estado sólido da pistas sobre cuándo podrían llegar los vehículos eléctricos deportivos. La investigación está en una fase relativamente avanzada y está previsto que una fábrica piloto entre en funcionamiento en 2024. El objetivo es que la tecnología esté lista en 2026 y que los primeros coches de serie que la utilicen estén en la carretera en 2028.

Nissan GT-R

Esta nueva tecnología debería permitir una mayor densidad energética y poder hacer uso de los tiempos de carga rápidos a menudo sin reisgo para la vida de la batería. De este modo se aceleraría la paridad de precios entre los coches eléctricos y los de gasolina e híbridos. Nissan estima un coste inicial de 75 dólares (71 euros) por kWh, frente al coste de una batería actual (unos 116 euros por kWh).

Quizá, como entusiasta del GT-R, la idea de un futuro modelo destinado a llenar el hueco del GT-R y en versión electrificada o eléctrica no es una buena noticia, pues genera más preguntas y dudas que tranquilidad.

Sobre todo cuando todavía no han empezado su desarrollo por lo que, como mínimo, llegará al final de esta década. Por otra parte, recordemos que aunque el GT-R ya no se vende en Europa, sí se sigue fabricando y vendiendo en otros mercados, como Japón.

Sin embargo, en el fondo este anuncio es casi positivo. Esto significa que en Nissan no han abandonado la idea de lanzar un modelo aspiracional, prestacional y, esperemos, gratificante de conducir en Europa.

Temas