Compartir
Publicidad

Mitsubishi ASX 220 DI-D, Diesel de 150 CV con cambio automático

Mitsubishi ASX 220 DI-D, Diesel de 150 CV con cambio automático
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por fin el Mitsubishi ASX recibe una versión automática. Ya existía el 200 DI-D, un motor Turbodiesel 1.8 de 150 CV. El 220 DI-D es un 2.2 de 150 CV también, pero la diferencia es notable en par. Mientras que el 200 DI-D da 300 Nm de fuerza a 2.000-3.000 RPM, el 220 DI-D da 360 Nm a 1.500-2.750 RPM.

No es más rápido ni acelera mejor, y en vez de homologar 5,7 l/100 km (200 DI-D 4WD manual), hace 5,8 l/100 km (220 DI-D 4WD aut). Ojo, al dar el automático más par y con marchas más largas (salvo la tercera), lo razonable es que el automático consuma menos gasóleo en carretera en un uso real.

Hablamos de un convertidor de par con seis relaciones. La diferencia en peso del conjunto es mínima, solo 10 kg más, y eso que el 220 DI-D viene con el acabado más alto, Kaiteki, no disponible para motorizaciones de menor cilindrada. No tiene Stop&Start, de tenerlo, seguramente homologaría menos que el motor 1.8.

Mitsubishi ASX 220 DI-D

Entre las "técnicas que se utilizan para ahorrar combustible":https://www.motorpasion.com/tecnologia/aprende-como-ahorran-combustible-los-coches-modernos tenemos el fenómeno del downsizing. Motores de menos cilindrada que dan la misma potencia o más que motores más grandes. Ahora bien, esta reducción tiene un límite, a veces bajar cilindrada produce el efecto contrario al buscado, coloquialmente hablando un motor "apretado".

En este caso, tenemos que un motor que tiene un cambio automático de convertidor, que por definición pierde energía (más consumo), carga con 10 kg más de lastre, y sin Stop&Start homologa prácticamente lo mismo. No solo eso, tiene más "huevos" (60 Nm se notan) y el convertidor de par hidráulico aguanta mucho mejor un uso fuera de carretera.

Puede parecernos una decisión ingenieril completamente estúpida, pero tiene su lógica. Más par también implica más facilidad para tirar de un remolque. Sería un producto redondo de no ser por la cerril actitud asiática de asociar estas versiones solo a las más caras. Cuesta 1.700 euros más que el 200 DI-D 4WD manual, y eso sin contar diferencias de equipamiento.

Solo por la tapicería de cuero, pantalla táctil de 6,1", asistente de aparcamiento trasero mediante cámara o el acceso con llave "manos libres" hace que cunda más el dinero comprando la versión tope de gama. En gasolina no tiene nada equivalente, en este segmento se vende por paliza aplastante más Diesel. Cuesta 32.000 euros aplicando el descuento vigente.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos