¡Descomunal! El Mercedes-AMG GT 63 S E Performance híbrido enchufable es el AMG más bestia, con 843 CV y 1.470 Nm

¡Descomunal! El Mercedes-AMG GT 63 S E Performance híbrido enchufable es el AMG más bestia, con 843 CV y 1.470 Nm
14 comentarios

Mercedes-AMG ya cuenta con su primer modelo híbrido enchufable, el Mercedes-AMG GT 63 S E Performance. Iba a llamarse AMG 73 e, pero finalmente la versión híbrida enchufable del recientemente actualizado GT de cuatro puertas de Mercedes-AMG se llamará 63 S E Performance. Pero lo principal está bajo el capó del motor: el V8 4.0 biturbo.

Hace unos meses, la marca enseñó sus sistemas híbridos de altas prestaciones E Power, con motores de 4 cilindros y V8. Este AMG GT 63 S E Performance es el primero de una serie de modelos AMG que se convertirán a la híbridación enchufable, siendo el nuevo AMG C 63 el siguiente.

El GT 4 Door equipa un V8 4.0 litros biturbo de 639 CV que trabaja junto a un motor eléctrico situado sobre el eje trasero y que desarrolla 150 kW (204 CV). Entre los dos ponen a disposición 843 CV y una auténtica salvajada de par motor: hasta 1.470 Nm. Esto se traduce en una aceleración de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y una velocidad máxima de 316 km/h.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

Un dato curioso es que el V8 cuenta con una micro hibridación. Equipa un alternador-motor de arranque que proporciona 10 kW (13,6 CV) de potencia  permite alimentar los sistemas auxiliares y accesorios de a bordo, como el aire acondicionado, cuando el coche está parado y la batería de alto voltaje no tiene carga suficiente. Así, se podría decir que el AMG GT 63 S E Performance cuenta con una doble hibridación.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

Doble, también, es la transmisión del coche. Mientras el V8 está asociado a un cambio automático de 9 relaciones, el motor eléctrico está acoplada a una caja de cambios de dos velocidades controlada eléctricamente. El eléctrico pasa la segunda a 140 km/h, como máximo, con el motor eléctrico girando a 13.500 rpm. Por otra parte, en el eje trasero equipa un diferencial autoblocante controlado electrónicamente.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

A destacar que si bien el motor eléctrico acciona directamente las ruedas traseras, también puede enviar par motor al eje delantero (esencialmente de la misma manera que lo hace el V8 hacia el eje trasero, sólo que a la inversa), gracias al avanzado sistema de tracción integral 4MATIC+.

Más modos de conducción que un Fórmula 1

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

El coche dispone de siete programas de conducción (Electric, Comfort, Sport, Sport+, Race, Carretera resbaladiza, Individual). Hay que tener en cuenta que el modo eléctrico funciona entre 0 y 130 km/h, pero la tracción integral 4MATIC+ está siempre disponible. Estos modos afectan, como siempre, a la respuesta del motor al acelerador, la dirección, el cambio de marchas, la amortiguación y el sonido. Los diferentes modos se pueden seleccionar desde el volante.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

El motor eléctrico también puede tomar el relevo del ESP y del autoblocante, regulando la tracción de una rueda con una función de reparto de par vectorial. La nueva suspensión neumática también puede ajustarse. El sistema AMG RIDE CONTROL+ cuenta con nivelación automática y amortiguación adaptativa controlada electrónicamente. Se puede configurar en cinco modos (Basic, Advanced, Pro y Master). El último de ellos está exclusivamente asociado al modo de conducción Race.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

Pero hay más parámetros ajustables, todavía. La batería de 6,1 kWh del sistema híbrido está pensada más como un KERS que como una solución de movilidad eléctrica. De hecho, AMG anuncia una autonomía de tan sólo 12 km.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

Lo importante aquí es su capacidad de absorber y entregar energía rápidamente, clave para que sea útil en conducción deportiva y no termine siendo un peso muerto que arrastrar. Y para absorber energía está la frenada regenerativa. Así, el conductor tiene a su disposición cuatro modos de recuperación de energía, además de un modo asociado al programa de conducción Race.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

Con tantas posibilidades de ajustes y modos de conducción que se proponen al conductor, da la sensación el objetivo por parte de AMG es cara pecho para mostrar la superioridad tecnológica y la versatilidad de su producto, relegando la facilidad de uso a un segundo plano.

Por último, mencionar que los frenos se componen de discos carbonocerámicos de 420 mm de diámetro con pinzas de 6 pistones, delante, y discos de 380 mm con pinzas de 1 pistón, detrás.

El Mercedes-AMG GT 4 puertas 63 S E Performance hará su debut en el Salón del Automóvil de Múnich (del 7 al 12 de septiembre). Mercedes no ha concretado fechas, pero el coche estará ya a la venta el último trimestre del año.

Mercedes Amg Gt 63 S E Performance

En Motorpasión | Probamos el Mercedes-AMG GT 63 S de cuatro puertas: una superberlina de 639 CV y casi 200.000 euros

Temas
Inicio