Cuando las start-up buscan el paraguas de las marcas de siempre: Rivian y Mercedes-Benz quieren fabricar furgonetas eléctricas

Cuando las start-up buscan el paraguas de las marcas de siempre: Rivian y Mercedes-Benz quieren fabricar furgonetas eléctricas
1 comentario

La división de furgonetas de Mercedes-Benz y Rivian han firmado un acuerdo para explorar la posibilidad de fabricar furgonetas eléctricas de forma conjunta y en una planta en Europa.

Rivian, una de las start-up de coches eléctricos mejor financiadas del mundo -si no la mejor- se enfrenta desde el comienzo de su andadura con problemas de producción y cuellos de botella, y aunque solo han conseguido fabricar 4.400 vehículos en el segundo trimestre, aseguran que para final de año serán capaces de sacar de la línea de producción 25.000 unidades.

Según ha explicado la start-up, el objetivo de esta posible colaboración es construir una nueva planta de producción exclusivamente eléctrica aprovechando un sitio existente de Mercedes-Benz en Europa Central y del Este.

El plan inicial incluye producir dos furgonetas grandes, una basada en la plataforma VAN.EA, dedicada a vehículos comerciales ligeros y furgonetas y la otra basada en la furgoneta eléctrica de segunda generación, Rivian Light Van (plataforma RLV).

Rivian Amazon

De momento se trata de un memorando de entendimiento cuyos objetivos no veremos, en todo caso, materializados hasta dentro de unos años.

No obstante puede servir para que la start-up, dirigida por RJ Scaringe, impulse su baja producción al compartir líneas de montaje con Mercedes-Benz y pueda aumentar el control sobre la inestable cadena de suministro.

Todo apunta a que serán furgonetas comerciales, al estilo de las que fabrica en EEUU para Amazon.

Mercedes

Rivian tenía un trato similar con Ford para construir una pick-up eléctrica de forma conjunta, pero la firma del óvalo, que ha acusado a Rivian de hacerles perder mucho dinero, se echó para atrás.

La start-up ha reconocido que la cadena de suministro sigue siendo el factor que más limita su producción, que en el segundo trimestre fue de tan solo 4.401 vehículos. También ha reportado pérdidas de 1.700 millones de dólares durante este periodo; más del doble que durante el primer trimestre.

A pesar de los retrasos, la demanda de la pick-up eléctrica RIT y del SUV R1S se mantiene sólida en EEUU y Canadá.

Temas
Inicio