Mientras otros se centran en los coches eléctricos, llega el nuevo Mazda CX-60: un SUV con motor diésel de seis cilindros

Mientras otros se centran en los coches eléctricos, llega el nuevo Mazda CX-60: un SUV con motor diésel de seis cilindros
39 comentarios

Mazda sigue nadando a contracorriente con sus lanzamientos. Prueba de ello es el lanzamiento de un nuevo motor diésel. La firma de Hiroshima ha desvelado los detalles de su nuevo motor que equipará el SUV CX-60.

Y lo hará con dos iteraciones de este nuevo motor híbrido diésel que llegará el año que viene. El anuncio se enmarca en los planes de Mazda de ofrecer un "enfoque multisolución" que en este caso responde al objetivo de "atender las necesidades de clientes que buscan un coche eficiente para cubrir grandes distancias y con una gran capacidad de remolque".

En la práctica, se traduce en un bloque de 6 cilindros en línea diésel de 3,3 litros con asistencia híbrida de 48 V. El modelo más potente ofrece 254 CV y 550 Nm de par, enviando su potencia a través del sistema de tracción total i-Activ de Mazda. Con este motor, el CX-60 podría acelerar de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos. Habrá además una versión menos potente, 200 CV, para completar la gama.

Un motor muy eficiente

Mazda diésel 6 cilindros

El impulso eléctrico de la microhibridación no es la única razón de la supuesta eficiencia del motor. Mazda ideó el DCPCI, un encendido por compresión parcialmente premezclada y controlada por la distribución. Esta solución, que Mazda no ha revelado en detalle, pretende mejorar la eficiencia del motor con una cámara de pre-combustión. Además, su peso es similar al del motor Mazda Skyactiv D de 2,2 litros y cuatro cilindros.

Las cifras facilitadas por Mazda indican que el CX-60 de tracción total con el e-Skyactiv D de 254 CV indican un consumo medio de combustible en ciclo WLTP de 5,3 l/100 km, o 137 g de CO₂/km. Con tracción trasera y 200 CV bajo el capó, el SUV consume 4,3 l/100 km (WLTP) con unas emisiones de 127 g de CO₂/km.

En términos de consumo, al menos en teoría, Mazda propone una solución eficiente. En cuanto a la capacidad de remolque, hablamos de 2,5 toneladas. Son pocos los SUV en el mercado europeo capaces de tirar de un remolque de ese peso.

Mazda CX-60

Esta solución diésel también ofrece una capacidad de remolque de 2,5 toneladas. Llegará al mercado en enero de 2023. El Mazda CX-60 mide 4,75 m de largo por 1,89 m de ancho y por 1,68 m de alto, con una distancia entre ejes de 2,87 m.

Es un rival de los BMW X3 y Audi Q5, entre otros. A nivel técnico estrena una nueva plataforma modular diseñada para coches grandes con motores térmicos, híbridos o eléctricos y con suelos altos o bajos, es decir, en teoría podrá también servir para berlinas o coupés. Esta arquitectura está diseñada para albergar un motor montado longitudinalmente y tracción trasera o tracción integral.

El Mazda CX-60 diésel llegará al mercado en 2023 junto con las versiones equipadas con el 6 cilindros gasolina de 3.0 litros.

Temas
Inicio