Compartir
Publicidad

Uber pierde 5.200 millones de dólares en tres meses en el que ya es su mayor batacazo

Uber pierde 5.200 millones de dólares en tres meses en el que ya es su mayor batacazo
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La salida a bolsa de Uber en mayo provocó la movilización masiva de conductores en diversos países, que llevan tiempo exigiendo estabilidad laboral. Al gigante de la movilidad no le ha ido muy bien desde entonces y su último informe de resultados supone un duro golpe.

Uber ha perdido en los últimos tres meses 5.200 millones de dólares -alrededor de 4.600 millones de euros-, lo que supone la mayor pérdida de su historia y su crecimiento de ingresos más lento.

Estos 5.200 millones en pérdidas destacan frente a los 878 millones que declaró en el mismo periodo del año pasado, y supera ampliamente los 3.170 millones que tuvo en ingresos.

Esto supone un 14 % más de ingresos que hace un año, la tasa de crecimiento trimestral más lenta que Uber haya revelado desde que en 2017 comenzó a hacer públicos sus balances.

Aún así, optimista

Uber

El crecimiento de los ingresos se desaceleró ante la fuerte competencia que libra con Lyft, lo que llevó a la compañía a registrar así su mayor pérdida trimestral y haciendo que las acciones de Uber cayera un 13 % en las operaciones fuera de horario, aunque luego se repuso.

Acciones Uber

De acuerdo a declaraciones del director ejecutivo de Uber recogidos por The New York Times, Dara Khosrowshahi cree que las pérdidas disminuirán en los próximos dos años y que hay aspectos positivos.

La plataforma de movilidad tiene por primera vez más de 100 millones de usuarios activos mensuales, y sus reservas, el dinero que obtiene de viajes y entregas antes de pagar comisiones a los conductores, aumentaron un 31 % respecto al año anterior.

Si bien la compañía continúa invirtiendo agresivamente, se espera que gaste menos en promociones e incentivos para ganar cuota de mercado. Ahora Uber trata de convencer a los inversores de que el crecimiento vendrá no solo de sus servicios de transporte, sino también de otros servicios de logística y entrega de alimentos, como Uber Eats y de la conducción autónoma.

De hecho, el mes pasado presentó junto a Volvo el primer coche de producción listo para la conducción autónoma y para la producción.

Por su parte, Lyft también ha informado recientemente de una serie de pérdidas a tener en cuenta. Esta semana, dijo que perdió 644 millones de dólares en el segundo trimestre, aunque agregó que esperaba que esa cantidad disminuyera.

Lyft

Pero el verdadero problema de Uber reside en su modelo de negocio y la imagen que éste da de él. Los conductores de estas plataformas de movilidad llevan mucho tiempo exigiendo estabilidad laboral, un sueldo mínimo y que entre el 80 % y el 85 % de las ganancias de un viaje se destinen al conductor.

Lo cierto es que, a pesar de que los conductores son el núcleo del negocio, no están sujetos a derechos laborales básicos como un salario mínimo, el pago de horas extras, vacaciones pagadas o atención médica. Uber se defiende asegurando que bajo un régimen de autónomos, los conductores pueden trabajar libremente e incluso para la competencia si así lo desean.

Pero es su talón de Aquiles.

Foto | Elliot Brown

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio