SsangYong podría evitar la quiebra gracias a un improbable candidato: una start-up estadounidense

SsangYong podría evitar la quiebra gracias a un improbable candidato: una start-up estadounidense
2 comentarios

El pasado mes de diciembre SsangYong se veía de nuevo frente a una posible quiebra. El grupo indio Mahindra & Mahindra, dueño de SsangYong, no quiere invertir más en el fabricante surcoreano y buscar vender su participación en SsangYong.

Dada la situación, no está claro que alguien pueda estar interesado. Sin embargo, un improbable candidato ha expresado su interés por el fabricante coreano. Se trata de HAAH Automotive Holdings.

Esta startup estadounidense lleva años intentando vender coches chinos en Estados Unidos. En 2018, anunciaron planes para vender coches de marca Zotye, con el primer modelo programado para llegar en el cuarto trimestre de 2020. Sin embargo, a principios de 2020, HAAH rompió los acuerdos con Zotye, el objetivo ahora es fabricar modelos de Chery de marca Vantas en suelo estadounidense a partir de 2022.

Según Automotive News, HAAH Automotive Holdings persiguió una participación en SsangYong, pero al parecer las cosas se estancaron después de que la empresa "no presentara una carta de intenciones". Los detalles no están claros, pero los informes sugieren que HAAH estaba preparada para hacer una inversión de 250 millones de dólares (unos 210 millones de euros).

En busca de una fábrica

Vantas

Cuando se le preguntó por su interés en SsangYong, un portavoz de HAAH dijo a la publicación que siguen manteniendo "conversaciones sobre varias oportunidades de negocio en Asia" y añadió que "no podemos comentar esas conversaciones en este momento, ya que siguen siendo confidenciales".

Mientras tanto HAAH todavía no tiene fábrica en Estado Unidos y es ahí donde les podría  interesar SsangYong. En teoría, la capacidad de producción en Corea podría dar a HAAH y Chery la manera de eludir los aranceles sobre los vehículos importados de China, ya que Estados Unidos y Corea del Sur tienen un acuerdo de libre comercio.

Pero SsangYong lleva años perdiendo dinero y ahora se enfrenta a su segunda suspensión de pagos en una década. Y hacerse cargo de la deuda solo para conseguir unas instalaciones, pues la marca en sí y sus modelos no parecen interesar a HAAH, no parece que vaya a dar sus frutos.

En Motorpasión | Probamos el SsangYong Rexton D22 DTR: un 4x4 de 181 CV y siete plazas que da un salto de gigante

Temas
Inicio