Publicidad

'Sobre ruedas' es ese documental sobre coches y movilidad que tienes que ver para poder hablar

'Sobre ruedas' es ese documental sobre coches y movilidad que tienes que ver para poder hablar
13 comentarios

¿Es posible sentir pasión por el Motor de un modo racional? Más nos vale que así sea, porque el futuro que pinta el documental 'Sobre ruedas' (Óscar Clemente, 2011) es cualquier cosa menos halagüeño para el mundo tal y como lo conocemos. Con una realización espectacular y unas intervenciones muy hiladas, esta pieza de 56 minutos es de las que valen la pena escuchar y mirar con total atención. Apto para todos los públicos, ideal para quienes quieran aprender cosas.

Nos recordaba ayer la existencia de este documental jorenob (gracias), cuando hablábamos del futuro que pinta Google para el coche conectado. El futuro que retrata 'Sobre ruedas' desde España es bastante más distópico que el que imaginan desde Mountain View. Ameno, divertido, irónico, mordaz, certero en muchas de las cuestiones que plantea; en otras, le vence el posicionamiento de partida: la demonización del automóvil, a lo largo de un siglo y pico de Historia muy bien trazada.

Del automóvil al consumismo y viceversa

Sobre Ruedas

'Sobre ruedas' es un compendio de informaciones concentradas, en ocasiones algo densas, que nos lleva de la relación entre el automóvil y el consumo de masas hasta la reflexión sobre la deshumanización de las ciudades por amor al arte de los atascos. También nos deja muchos datos que dan para la reflexión, como el cálculo según el cual si sumamos las horas perdidas en atascos, aparcamiento o mantenimiento a los costes económicos de tener un coche, resulta que nos dejamos 3 horas diarias en alimentar un coche que, por cierto, se pasa el 96 % de su vida aparcado.

Nos dejamos 3 horas diarias en alimentar un coche que, por cierto, se pasa el 96 % de su vida aparcado.

El documental contiene más elementos para el debate, como el hecho irónico de que desde que la movilidad conoció la máquina de vapor nunca más se utilizaron energías renovables para los desplazamientos, mientras que tras todo un siglo largo de evolución hemos alcanzado unas cotas en las que los atascos de las ciudades motivan que el coche tenga unas velocidades medias similares a las que alcanzaban las personas cuando se desplazaban a caballo.

Y por supuesto, se habla también del peak-oil.

Es este un documental de narración dura que explica cómo la proliferación del coche en la ciudad llevó al ciudadano reeducado para ser temeroso de hacer jaywalking a recluirse en su casa para ver la televisión, para crecer como consumidor, cerrando así el círculo de la relación entre el automóvil y el consumismo. Un consumismo que el documental aborda hablando de SUV y de motorizaciones alternativas. Un consumismo que, además, nos ofrece una imagen de nosotros mismos en la hiperrealista familia Pérez, que es capaz de recorrer en unos días la misma cantidad de kilómetros que recorrió el incansable Marco Polo en toda su vida.

Vale la pena dedicarle una hora escasa a este vídeo

¿Es 'Sobre ruedas' un documental contra el coche? Seguramente. ¿Es un documental contra el uso abusivo de los coches? Más todavía. ¿Le sobra o le falta algún elemento a 'Sobre ruedas'? La verdad es que se echa en falta una mayor amplitud de miras para evitar caer en esa visión que sin decirlo explícitamente carga tintas sobre el usuario del vehículo, cuando hay todo un entramado que crea las necesidades de la movilidad personal. Uno normalmente no vive en los atascos por gusto, y eso es algo que compete no sólo a los propietarios de los vehículos ni a la industria del Automóvil, sino a esos organismos que, en principio, deberían servir para organizar el modo en el que vivimos como sociedad: los gobiernos, las autoridades... como se les quiera llamar.

Deshacer el camino hecho en estos 150 años no sólo es difícil, sino que también es tremendamente caro.

Tampoco se abordan con arrojo las soluciones para este problema que queda muy bien retratado. El ejemplo de la invasión de las ciudades por el coche y la necesidad de recuperar el espacio para los peatones es cierto, pero su resolución es compleja. Deshacer el camino hecho en estos 150 años en los que que hemos acaparado las reservas fósiles, en el que hemos dilapidado reservas minerales y en el que hemos deshumanizado las ciudades no sólo es difícil, sino que es tremendamente caro.

¿Quién asume los costes de esa reconversión? ¿Y cómo se hace? Por poner el ejemplo de las ciudades, la gentrificación no suele gustar debido a las maneras que se emplean para llevarla a cabo, así que quizá haya que ir pensando en otra cosa cuya ejecución sea realmente viable y agradable. Sorprende que entre tantas intervenciones cualificadas, nadie haya puesto el acento en explicar que el problema no está tanto en el coche como en el uso que se le da y, sobre todo, en las alternativas que es necesario ofrecer ya a quienes no utilizan el coche sólo por gusto, sino por necesidad.

Es decir, que en esto, como en casi todo, disparar a todo lo que se mueve —nunca mejor dicho— es un error de bulto, similar a olvidar que lo importante no es tanto la idea como su realización. Si queremos hallar una solución para este problema existente, lo primero es saber entender las motivaciones que tiene cada cual para hacer lo que hace en el día a día con su coche, y dejarnos de demonizaciones. Con todo, 'Sobre ruedas' es un excelente punto de partida para poder hablar con propiedad sobre coches y movilidad.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios