Sin pedales ni volante: el coche eléctrico de Apple quiere ser autónomo y promete llegar en 2025

Sin pedales ni volante: el coche eléctrico de Apple quiere ser autónomo y promete llegar en 2025
19 comentarios

Apple mantiene intactas sus intenciones de entrar en el segmento del coche eléctrico y ha decidido definitivamente centrar sus esfuerzos en la conducción autónoma. En este caso hablamos de una conducción de nivel 5, es decir que ni siquiera requiere la presencia de un humano. Y podríamos verlo tan pronto como 2025, aunque su comercialización efectiva pueda ser unos años más tarde, según cuenta Mark Gurman en Bloomberg.

Durante los últimos años, el equipo del coche de Apple, del proyecto Titan, ha estando explorado dos caminos simultáneos. Por una parte se barajó la posibilidad de crear un modelo con capacidades de conducción autónoma limitadas, similar un nivel 2 o 3 de conducción autónoma como los que ya existen en el mercado.

Y por otra parte han estado desarrollando una versión con nivel 5 de conducción autónoma. Es decir, un nivel que no requiriera intervención humana y podría prescindir de pedales y volante (o joystick o yugo o lo que sea).

La nueva dirección del Proyecto Titan la debemos a Kevin Lynch, el impulsor del Apple Watch. Se trata del último cambio en este proyecto, conocido como Grupo de Proyectos Especiales o Proyecto Titan, que ha sufrido cambios de estrategia y rotación de ejecutivos desde su inicio en 2014.

En septiembre, el anterior jefe del equipo, Doug Field, se fue a trabajar a Ford después de pasar tres años al frente del Proyecto Titan. Al elegir a Lynch como su sustituto, Apple se decantó por un ejecutivo interno que no es un veterano del sector del automóvil.

Apple quiere ser disruptivo, sino no hará el coche

Apple Car

Los productos de Apple siempre han disruptivos, aunque no los haya del todo inventado Apple. Con este proyecto de automóvil, ocurre lo mismo. Apple quiere revolucionar el sector, como lo hizo con el ratón de ordenador, con el iPod, con el iPhone o el iWatch. Apple no quiere competir ni con Tesla ni con los fabricantes tradicionales. El proyecto ha de ser disruptivo en cuanto salga al mercado.

Y un ejecutivo que vendría del mundo del motor traería consigo inercias y maneras de pensar propias de esa industria. Sin embargo, alguien ajeno al sector y con una fuerte cultura empresarial de Apple permitiría al proyecto avanzar con soluciones o métodos diferentes de los de la industria del motor. O no, solo el tiempo nos lo dirá.

Apple Car

La única certeza que tenemos hasta la fecha es que intentar llegar al mercado con un coche de nivel 5 de conducción autónoma es un poco como buscar el Santo Grial. Los gigantes de la tecnología y del automóvil llevan años trabajando en su desarrollo y sin grandes avances. En el mejor de los casos se ha alcanzado un nivel 3 con muchas limitaciones de uso.

Sin embargo, en Apple habrían logrado desarrollar el microchip que lo haría posible. Se dicen que han completado gran parte del trabajo central en ese procesador. De hecho, el diario económico asegura que Apple va a pasar pronto a la fase de pruebas en carretera.

Apple equipará con nuevos sensores y el nuevo procesador sus prototipos de desarrollo. Actualmente tiene una flota de 69 Lexus RX450h de antigua generación matriculados en California como prototipos de conducción autónoma.

En términos del coche definitivo, se habla de un interior diseñado en un estilo similar al de los modelos de Canoo. En algunas versiones de ese coche, los pasajeros se sientan a los lados del vehículo, como en un salón.

En cuanto al exterior, a modo de curiosidad, en Vanarama aseguran haber escudriñado las patentes de Apple relaciones con la automoción e imaginar en consecuencia qué aspecto podría tener. Evidentemente es meramente ilustrativo y si finalmente llega al mercado será algo totalmente diferente.

Mientras tanto, tras esta publicación de Bloomberg, las acciones de Apple han vuelto a subir un 2,85 % el jueves en la bolsa de Wall Street. Quizá el coche no llegue, pero el trabajo de comunicación surte efecto.

En Motorpasión | Probamos el Mercedes-Benz Clase S: una berlina de ultralujo que rebosa tecnología, con hasta realidad aumentada en el parabrisas

Temas
Inicio