Compartir
Publicidad

Los primeros en experimentar el fraude de las emisiones de Volkswagen fueron 10 monos en una cámara de gas

Los primeros en experimentar el fraude de las emisiones de Volkswagen fueron 10 monos en una cámara de gas
44 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El escándalo de las emisiones de CO2 de algunos modelos de Volkswagen, y de otros modelos del grupo, estalló hace ya unos años. Pero no fue hasta ahora que el New York Times descubrió que diez monos estuvieron encerrados en una habitación de un laboratorio y obligados a respirar los humos de un diésel.

El experimento formaba parte de la campaña del fabricante alemán en Estados Unidos en la que contrataba a científicos para llevar a cabo estudios que pudiesen demostrar que el diésel es respetuoso con el medio ambiente. Los científicos que participaron en el estudio no sabían que el Volkswagen Beetle utilizado equipaba el software que permitía hacer trampa en las pruebas de emisiones.

Monos dieselgate

Los detalles de este experimento llevado a cabo en Albuquerque en 2014 se hicieron públicos en una demanda contra Volkswagen en Estados Unidos, explican en The Times. Los diez macacos en cuestión, una especie habitualmente utilizada en ensayos clínicos, simplemente estaban en una habitación viendo dibujos animados. En otra sala, un Volkswagen Beetle en un banco de rodillos simulaba una conducción normal mientras los gases de escape eran enviados dentro de la habitación de los monos.

El estudio no arrojó una conclusión determinante. Vamos, que no sirvió para nada. Y es que la contaminación, especialmente la de los NOx, no es exclusivamente culpa del diésel.

Estalla el Dieselgate

Dieselgate monos

Sin embargo, no fue hasta 2015 que Volkswagen reconoció el uso de un software que le permitía hacer trampas en las prueba de emisiones. El software en cuestión equipó 11 millones de coches diésel del grupo VAG en todo el mundo. El llamado Dieselgate ha costado hasta ahora 30.000 millones de dólares, según Reuters.

También ha provocado la detención de ocho personas, entre ellas James Liang (el ingeniero que diseñó el software) condenado a más de tres años de cárcel. Y por último ha hecho que Volkswagen se pusiese las pilas con la electrificación de sus coches para lavar su imagen.

Un estudio financiado por Volkswagen, Daimler y BMW

Volkswagen Beetle Us Spec

Ahora bien, Volkswagen no es la única responsable de lo que parece un ensayo de lo más grotesco. El estudio fue realizado a petición del “European Research Group on Environment and Health in the Transport Sector” cuya financiación provenía de Volksagen, Daimer y BMW.

Fue fundado en 2007 cuando los fabricantes alemanes, especialmente Volkswagen, se preparaban para comercializar sus modelos diésel en Estados Unidos. Entonces ya no era un carburante que gustaba a los estadounidenses y las restricciones en emisiones eran más severas que en Europa. Este instituto cerró sus puertas en 2017 debido a la controversia suscitada por su trabajo.

El estudio realizado en Albuquerque contó con el beneplácito de un comité de asesoramiento compuesto por científicos de prestigiosas universidades y centros de investigación, aseguran en Daimler. Eso sí, ni Daimler ni BMW estaban al tanto que el Volkswagen Beetle utilizado equipaba el software fraudulento.

Esta historia, que puedes leer al completo en el New York Times, no es más que un nuevo y absurdo episodio del Dieselgate. Después de la excusa barata de “enviamos un email el fin de semana para avisar”, ahora nos tenemos que enterar de este sorprendente estudio.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos