Hay 8.000 coches destinados a Rusia bloqueados en un puerto de Bélgica y no saben qué hacer con ellos

Hay 8.000 coches destinados a Rusia bloqueados en un puerto de Bélgica y no saben qué hacer con ellos
11 comentarios

Con la invasión rusa de Ucrania, los países occidentales y sus aliados impusieron sanciones económicas a Rusia. Una de las consecuencias es un laberinto legal y logístico que hace que unos 8.000 coches, entre ellos miles de Cadillac Escalade, de Lexus RX y del nuevo Toyota Land Cruiser 300, estén bloqueados desde hace semanas en el puerto de Zeebrugge (Bélgica).

Estos coches tenían destino como destino el mercado ruso y llevan parados en el puerto belga desde la primera semana de abril. Estos coches llegaron desde diferentes países a Zeebrugge para ser ahí cargados en barcos hacia San Petersburgo.

El problema es que están sometidos a un embargo. Está prohibido exportar a Rusia vehículos cuyo valor sea superior a 50.000 euros. La acumulación de vehículos es un ejemplo de las dificultades que experimentan los principales puertos europeos sobre cómo interpretar y aplicar las sanciones contra Rusia.

"Estos coches han sido retenidos por la prohibición de vender productos de lujo, pero hay una serie de otros productos atascados aquí que lo son por otro tipo de sanciones", dijo Marc Adriansens, director de la terminal de automóviles del puerto. Por ejemplo, está prohibido vender semiconductores a Rusia o material informático, porque éste puede tener un uso tanto civil como militar.

200 millones de euros en coches de lujo destinados a Rusia bloqueados

Cadillac Escalade

Aproximadamente la mitad de esos 8.000 coches son modelos de lujo, y están valorados en más de 200 millones de euros, pero hay otros tantos vehículos de menos de 50.000 euros que permanecen en los muelles, según Marc Adrianssens. "En principio, estos vehículos pueden salir, pero los fabricantes prefieren buscar otros mercados para sus vehículos que el ruso”, añade.

Y es que no sólo es una cuestión de sanciones legales, también de imagen. Muchas son las marcas que han decidido retirarse del mercado ruso de forma más o menos voluntaria.

Cadillac Escalade 2021

La presión ejercida por la opinión pública podía destruir su imagen de marca si permanecían en Rusia al mismo tiempo que la caída del rublo y las dificultades logísticas (prohibición de buques rusos en Europa, espacios aéreos restringidos) hacen que sea más que complicado operar en Rusia.

Por ejemplo, Renault ha regalado AvtoVAZ (Lada) a una empresa estatal rusa, Stellantis ha cerrado a su fábrica en Rusia y BMW ha dejado de fabricar en Kaliningrado y vender en Rusia desde los inicios del conflicto.

Así, los muelles de Zeebrugge están llenos de coches, aunque no sean de lujo. Adriansens desconoce quiénes son los compradores de los coches en Rusia ni quiénes son sus propietarios en este momento, podrían ser de la marca, del importador o de intermediarios. El problema para Zeebrugge es que tiene espacio para 10.000 vehículos.

Zeebrugge es uno de los mayores puertos europeos de transbordo de vehículos, mueve más de dos millones de coches al año. Mientras tanto, el puerto le cobra a los exportadores la estancia de los coches en el puerto.

Habitualmente, los coches no suelen estar, en el peor de los casos, más de dos semanas en el puerto. Llevan ya un mes y su estancia podría prolongarse varios meses.

Por otra parte, no podemos olvidar que las sanciones impuestas a Rusia lo han sido sólo por la Unión Europea y sus socios económicos (Noruega, Suiza y Reino Unido), Estados Unidos, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur. El resto del mundo sigue comerciando con Rusia.

Temas
Inicio