Publicidad

La electrolinera de coches eléctricos más bestia de Europa está en el País Vasco, con 400 kW por punto de recarga

La electrolinera de coches eléctricos más bestia de Europa está en el País Vasco, con 400 kW por punto de recarga
84 comentarios

Publicidad

Publicidad

Repsol ha inaugurado en la localidad de Abanto Zierbena (Vizcaya) la estación de recarga para coches eléctricos de mayor potencia de España y de Europa. Equipada al 100 % con tecnología vasca, dispone de cuatro terminales que entregan cada uno 400 kW y que permiten una recarga del 80 % de la batería de un vehículo eléctrico en ocho minutos.

Hace seis meses la petrolera también inauguró un punto de recarga ultrarrápida en Lopidana (Álava) que, al igual que los IONITY, usa el estándar combinado europeo (CSS) y tiene una potencia de carga de 350 kW.

Potencias de ensueño que pocos coches pueden soportar

La nueva instalación está ubicada en la estación de servicio Ugaldebieta y permite recargar la batería de vehículos que soporten su potencia máxima en un tiempo de entre cinco y 10 minutos. Aquí será posible utilizar placas solares y dispositivos de almacenamiento que permitan bien devolver la electricidad a la red o recargar las baterías de coches eléctricos.

Hasta ahora, las infraestructuras para turismos y camionetas en Europa alcanzaban los 350 kW de potencia, lo que hace que esta estación se sitúe a la vanguardia en la tecnología de recarga de vehículo eléctrico, según Repsol.

La empresa participada por Repsol y el Ente Vasco de Energía, Ibil, ha sido la encargada de diseñar y ejecutar el proyecto, mientras que las empresas vascas Ingeteam y Ormazabal han suministrado los terminales de carga y el centro de transformación.

Por su parte, la estación de carga que se estrenó en Álava en abril cuenta con una potencia máxima de 700 kW, que puede repartirse entre sus cuatro postes de suministro en función de la capacidad de las baterías de los vehículos. Así, puede configurarse para ofrecer 350 kW simultáneamente a dos vehículos o recargar cuatro con 175 kW para cada uno.

Lo cierto es que cargar la batería de un coche eléctrico a 350 kW en cinco o seis minutos es prácticamente imposible: los coches aún no pueden asumir esa potencia de carga. De hecho, algunos expertos consideran que la carga muy rápida debería ser siempre un recurso a utilizar durante de una emergencia y no el 'modus operandi' normal, porque ello disminuiría la vida útil de la misma.

Electric Mobility 4158594 960 720

Tras este último estreno, Repsol ya cuenta con dos puntos de recarga ultrarrápida y 35 de recarga rápida en sus estaciones de servicio, y participa, a través de Ibil, en una red con más de 1.700 puntos, de los que 230 son de acceso público.

Así, España comienza a despertar en materia de infraestructura. Sin prisa pero sin pausa.

Nota: la imagen de cabecera corresponde a la estación de Repsol de Lopidiana, Álava.

En Motorpasión | Las mil veces que los fabricantes de coches han querido reinventar la rueda (y más cosas)

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir