Compartir
Publicidad
Coche de gerencia: que no te den gato por liebre al comprar un coche de segunda mano
Industria

Coche de gerencia: que no te den gato por liebre al comprar un coche de segunda mano

Publicidad
Publicidad

Hace unos días estuvimos hablando de los coches kilómetro cero, para tener claro qué tipos de coches que se ponen a la venta pueden llamarse de esta manera. Lo más importante que hay que tener claro es que son coches nuevos que no han sido usados por nadie y que como tales tienen que tener apenas unas decenas de kilómetros como mucho.

Hablando de todo esto también citamos a los coches usados, dentro de los cuales se pueden distinguir tres tipos, uno de esos son los coches de gerencia, que os decíamos que son coches que ha usado la marca o el concesionario. Vamos a hablar hoy un poco más detenidamente de ellos.

Audi A4 2012

Coches de gerencia: ¿solo de "cargos"?

Tiene que quedar claro que un coche de gerencia es un coche usado, es decir, en el fondo un coche de segunda mano, pues ha tenido ya un dueño, y ha sido usado durante un determinado tiempo. Como os decíamos la peculiaridad es que estos coches han sido matriculados por la propia marca o por el concesionario que los vende.

En principio son coches con muy poca antigüedad, muy habitualmente alrededor de los seis meses, aunque podrían llegar al año. Y también tienen muy pocos kilómetros, del orden de 10.000 km, o 15.000 km como mucho. Son coches que en general estarán en buen estado pues han tenido poco uso.

Como su propio nombre indica deberían haber sido coches destinados para el uso de cargos de la marca o del concesionario, directivos, gerentes, jefes de ventas o de sección, y similares, como cortesía hacia el puesto que ocupan. La realidad es que se suele ampliar un poco más el grupo de usuarios que han podido tener.

Volkswagen Golf 7

Normalmente los vendedores del concesionario pueden tener un coche de este tipo, que además suele utilizarse para que cuando viene un posible cliente a interesarse por un modelo, el concesionario tenga diferentes modelos y versiones matriculadas para realizar una prueba de conducción. En este caso se puede entender como un pequeño gasto, o mejor dicho inversión, en marketing.

Hasta aquí es lo que debería ser un coche de gerencia, sin embargo en ocasiones se meten dentro de esta categoría otro tipos de coches. Por ejemplo la marca puede matricular coches para el departamento de prensa, de esas unidades que prueban los medios y revistas especializadas para poder hablar del coche, ya sea en un evento o presentación, ya sea prestado durante un determinado período de tiempo (que habitualmente suele ser una semana). Pues cuando toca vender estos coches usados, pero no muy antiguos, pueden considerarse según el caso de gerencia.

También se podrían encontrar coches de cortesía, de esos que el concesionario tiene para prestar a los clientes que dejan su coche en el taller. Es decir, son coches que no tendrán muchos kilómetros, pero que habrán pasado por las manos de diferentes conductores.

Renault Laguna

¿Se puede colar algún coche de alquiler?

Algo que es muy poco habitual, pero que se ha dado alguna vez, aunque no debería ser así, es que coches que han tenido empresas de alquiler, que fueron adquiridos con un convenio con el fabricante, vuelvan al poco tiempo, alrededor de los seis meses, a la marca, que se ocupará de venderlos. Estos deberían venderse más bien como coches usados seminuevos, y en general es así casi siempre, si no siempre.

A veces se ha llegado a dar el caso de que ciertos coches los matricula la propia marca en modalidad de coche de alquiler sin conductor, por una cuestión financiera, aunque en efecto luego haya sido un coche para un gerente o directivo.

Quien esté interesado en comprar un coche usado de gerencia, con muy poco tiempo y muy pocos kilómetros, puede tal vez tener cierto miedo a comprar uno que haya estado en modalidad de alquiler, por temor a que al haber pasado por las manos de diferentes conductores el coche pueda haber sido tratado no tan bien.

Toyota Auris

El comprador puede intentar investigar un poco. En principio el vendedor debe informar sobre ello. Si no fuera el caso o se quiere comprobar si el coche estuvo en alquiler o no, siempre tiene que constar en Tráfico, donde se almacena el historial del vehículo. Si el coche reza como ASC, significaría que era un coche destinado al Alquiler Sin Conductor (en inglés sería un RAC, por Rent A Car).

Otro indicio se puede encontrar en la propia tarjeta de inspección técnica del vehículo. Para un coche de servicio particular la primera revisión de la ITV se ha de pasar a los cuatro años, pero para un coche destinado a alquiler esa primera revisión de la ITV se ha de pasar antes, a los dos años.

Sea como fuere, no hay que pensar que un coche sea mejor o peor por estar dentro de un tipo o de otro, pues en el fondo cuando un coche se ha usado puede pasar de todo, y se pueden encontrar coches impecables y coches más maltratados en todas partes. A fin de cuentas lo relevante es que el comprador sepa claramente qué compra, y cuál es el precio razonable por ese producto, para que pueda valorarlo y decidir.

En Motorpasión | Las cosas que no te dicen de los kilómetro cero... y sabes tú pero tu cuñado no

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos