Francia va a pagar para que los conductores jubilen sus coches viejos: hasta 4.000 euros por cambiarlos por una bicicleta

Francia va a pagar para que los conductores jubilen sus coches viejos: hasta 4.000 euros por cambiarlos por una bicicleta
32 comentarios

Con presidente de la República francesa asegurando que "estamos viviendo el fin de la abundancia" ante el abismo energético que afronta Europa, el país ha decidido romper la hucha para incentivar formas de transporte no contaminantes.

Así, el Gobierno francés ha lanzado el bono bicicleta, un paquete de ayudas que varía en función de la renta y que puede ascender a 4.000 euros si se desguaza un vehículo antiguo.

Uno de los aspectos más interesantes de esta medida dirigida a fomentar el uso de la bicicleta es que dobla la ayuda para las rentas más bajas en algunos casos, como es el de la compra de bicicletas eléctricas plegables.

Algo que no ocurre por ejemplo con los distintos planes de ayuda a la compra en España bajo las distintas ediciones del programa MOVES.

Aunque también se subvencionan las bicis clásicas, el Gobierno ha establecido ayudas de hasta 2.000 euros en el caso de la compra de bicicletas eléctricas plegables y remolques eléctricos, y de hasta 400 euros (o el 40% del precio) para bicis con pedaleo asistido.

Carril Bici

Estas ayudas son compatibles con las que conceden varias ciudades y regiones francesas, que pueden llegar hasta los 500 euros, y se añaden a las ayudas estatales.

Pero aquí viene lo interesante, puesto que el Gobierno quiere premiar con las mayores subvenciones a aquellos dispuestos a achatarrar sus viejos vehículos.

En concreto, coches o furgonetas anteriores a 2006 para motores de gasolina, y anteriores a 2011 para diésel que se haya tenido en propiedad durante más de un año.

La cuantía es de 1.500 euros independientemente de la renta, pero puede alcanzar los 3.000 euros para las rentas bajas o personas con discapacidad; un cantidad que aumenta hasta los 4.000 si además el destinatario vive en una zona de bajas emisiones.

A pesar de que el coche en propiedad se está convirtiendo cada vez más en un lujo, la necesidad hace que las personas que viven en la periferia no puedan adoptar la bicicleta como su medio de transporte diario, y eso que su uso se ha ido extendiendo.

Francia quiere más bicis, pero los franceses aún no la usan para ir al trabajo

Paris

Según el consistorio parisino, entre 2018 y 2019 el uso de bicicletas en la ciudad aumentó casi un 50 %, a medida que se han ido aumentando los carriles bici. Tras la pandemia, vino un 'boom' en el uso de este medio de transporte, pero no ha sido suficiente.

Los datos muestran que solo el 3 % de los franceses la utilizan para ir al trabajo, situándose a la cola con respecto a la media europea que alcanza el 7 %.

Con el nuevo 'Plan Vélo', el gobierno francés pretende que en 2024 la cifra de personas que se desplazan al trabajo en bicicleta alcance el 9 %.

Por otro lado, París está atascada desde hace décadas, por lo que, para aquellas personas que viven y trabajan dentro de la ciudad, el uso del coche particular acaba siendo tedioso.

El modelo de libre tráfico rodado que aprobará París en 2024 será la puntilla para lograr una ciudad con más bicis y menos coches, como están haciendo la mayoría de capitales europeas.

Temas
Inicio