Francia quiere vincular las ayudas para la compra de un coche eléctrico a la renta de los hogares

Francia quiere vincular las ayudas para la compra de un coche eléctrico a la renta de los hogares
23 comentarios

El precio de los coches eléctricos, bastante elevado si lo comparamos con su equivalente gasolina o diésel, es uno de los principales frenos para la implantación del coche eléctrico.

Todos los países subvencionan la compra de un coche eléctrico de una forma u otra sin importar quien compra el coche. Francia, sin embargo, va a vincular las ayudas a la renta de los compradores.

El presidente francés Emmanuel Macron ha anunciado un aumento de la ayuda a la compra en vísperas del Salón del Automóvil de París. Anunció este lunes en una entrevista con el diario Les Echos que la ayuda pasará de 6.000 a 7.000 euros para los hogares con menos renta que compren un coche eléctrico.

"Porque queremos que el coche eléctrico sea accesible para todos, incluso aumentaremos el bono ecológico de 6.000 a 7.000 euros para la mitad de los hogares, los más modestos", explicó.

Esta ayuda, que en Francia recibe el nombre de “bonus ecológico" es una ayuda estatal, disponible al comprar un vehículo PHEV o eléctrico. Esta bonificación es válida para los vehículos vendidos por menos de 47.000 euros, es decir, coches eléctricos compactos o SUV, como el Renault Mégane E-Tech o el Peugeot e-2008, pero no los Tesla.

Peugeot e-2008

En España, recordemos, el plan MOVES III se agotó rápidamente en varias comunidades autónomas, lo que llevó el Gobierno central a extender una ampliación de las ayudas.

Prioridad a los coches fabricados en Europa

Por otra parte, preguntado por la posibilidad de aumentar las subvenciones a los vehículos eléctricos fabricados en Europa, como ha hecho Estados Unidos con su recién aprobada Ley de Reducción de la Inflación, Macron declaró que era partidario de este enfoque desde hace años.

De hecho, su ministro de economía, Bruno Le Maire, ya lo había expresado en septiembre a modo de globo sonda, preparando el terreno para la declaración del presidente.

BMW iX3
BMW iX3 de fabricación china

Macron pide que se refuerce la "preferencia europea", es decir, que las ayudas y ventajas a la hora de comprar un coche eléctrico vayan a coches fabricados en Europa. Es una medida proteccionista en toda regla, ciertamente, pero China lleva años aplicando un proteccionismo similar.

Desde 1994, los fabricantes extranjeros que querían vender en China sin pagar aranceles debían fabricar los coches localmente y con un socio local en una empresa conjunta. Esa obligación ha ido desapareciendo progresivamente desde 2018 hasta levantarse por completo este año ya que China ha decidido a término prescindir del coche de gasolina y diésel.

Citroen Ec4
Citroën e-C4, fabricado en España

Esta obligación ha sido sustituida por la necesidad de fabricar en China coches eléctricos, híbridos enchufables PHEV o de pila de combustible si quieren seguir expandiendo sus actividades. Así, para abrir nuevas fábricas, tendrán que cumplir con una serie de condiciones bastante exigentes.

Entre ellas, demostrar que su eficiencia en el uso de la capacidad de fabricación existente es superior a la media del sector; que fabrican más vehículos de nueva energía, o NEV, que la media del sector; que gastan al menos el 3% de los ingresos en investigación y desarrollo; y que son competitivos a nivel mundial, entre otros requisitos.

Eso explica que General Motors se haya unido a Wuling para fabricar un modelo en China, que BMW fabrique el iX3 en China y que se vaya a llevar la producción del MINI eléctrico de Inglaterra a China.

El anuncio del presidente francés no es anecdótico, pues el Salón del Automóvil de París de este año cuenta con un gran número de fabricantes chinos que quieren lanzar sus modelos eléctricos en el mercado europeo, mientras la mayoría de fabricantes europeos y franceses están ausentes de la cita parisina.

Temas