Compartir
Publicidad
Publicidad

Un genial Nico Rosberg doblegó a los dos BMW

Un genial Nico Rosberg doblegó a los dos BMW
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La carrera del domingo fue realmente apasionante por todo lo que había en juego en ella. Pero eso no debería hacernos olvidar que a parte de los 4 pilotos que acaparan titulares en la mayoría de crónicas de medio mundo, corrieron 18 pilotos más. Y entre esos 18, me encantaría destacar al joven Nico Rosberg, el que fuera el primer ganador de la GP2, que firmó en Interlagos el mejor resultado de su carrera deportiva, una sensacional 4ª posición, luchada como si fuera una victoria.

Y lo dicho, ¡menuda 4ª posición!, en lucha directa con los dos BMW de Robert Kubica y Nick Heidfeld, sobre todo con el primero. Quiso el destino que las estrategias a 3 paradas del polaco y a 2 de Rosberg hicieran que se encontraran luchando mano a mano en la fase final de la carrera, protagonizando unas últimas vueltas que los aficionados disfrutamos de lo lindo, pese al miedo de muchos a que un toque entre los 2 le pudiera dar el título a Hamilton. Nico salía 10º tras haberse colado en la Q3 el sábado, y ya en la salida le ganó una plaza al Red Bull de David Coulthard. Un poco después, debido a los “problemillas” de Hamilton y al abandono de Mark Webber, subió hasta la 7ª posición, por detrás de Kubica, Heidfeld y Trulli. El polaco fue el primero en mover ficha, entrando en boxes en la vuelta 19, y perdiendo plaza con el piloto de Williams, que ya era 6º.

Pero el turno de parada de Rosberg no tardaría demasiado. Llegó en la vuelta 23 y al salir del pit-lane, el alemán volvía a ser 7º, por detrás de Kubica (que más adelante estaría peleándose con Fernando Alonso en esa fase de la carrera), Trulli y Heidfeld (que había perdido la posición con el italiano en la primera parada, al cargar más combustible). Pero llega la vuelta 38, y a partir de este momento, va a empezar el tramo final de la carrera que dio a Rosberg ese magnífico 4º puesto.

En esa vuelta 38 entra a hacer su segunda parada Robert Kubica. Su posición de salida debe ser muy indicativa, ya que al salir a pista, le faltarán las mismas paradas que al resto: una. Kubica sale a pista 7º, por detrás de Trulli, Heidfeld y Rosberg. Bueno, del resto se descarta poco después Trulli, al hacer su segunda de tres paradas, en una estrategia que tenía como objetivo hacer un stint muy corto al final de la carrera con los superblandos. Así, se configuraba el escenario final: Rosberg encerrado entre los dos BMW para luchar por esa 4ª posición.

Nico Rosberg

Y entonces, sin mucho que contar en pista, se llega a un momento casi definitivo: la última entrada a los pits de los 3 pilotos. El primero que para es Heidfeld, en la vuelta 51, y pierde su plaza en favor de Rosberg y Kubica. Por desfase en las estrategias, Rosberg llega incluso a rodar 3º justo antes de hacer su última entrada en la vuelta 54. Pero la estrategia no es buena, y se reincorpora a la pista 6º, todavía por detrás de Heidfeld. Habrá que esperar a ver qué sucede cuando pare Kubica, que aún aguantará en pista unas vueltas más.

En la vuelta 58, para Robert Kubica a efectuar su última parada... y se reincorpora a la pista por detrás de Nico. Los tres pilotos están muy juntos, y se esperan unas últimas vueltas de infarto. Rosberg aprieta a Heidfeld hasta obtener el resultado casi deseado en la vuelta 61, a 9 del final. El alemán de BMW se pasa de frenada a final de recta, dejando la puerta totalmente abierta. Pero Nico también se va muy largo en esa frenada, aunque algo menos que Heidfeld. El que traza a la perfección la entrada a la S de Senna es Kubica, que de un plumazo se quita del medio a los dos alemanes.

Por suerte para Nico, la maniobra le ha hecho ganar posición sobre Nick Heidfeld, aunque ahora se le había colado delante el otro BMW, el de Robert Kubica. Ningún problema, quedaban 9 vueltas, y él lo iba a dar todo, por fortuna para los espectadores, y por desgracia para sus neumáticos superblandos. Lo intentó varias veces en las últimas vueltas, hasta que a la tercera, logró una espectacular maniobra de adelantamiento en la penúltima vuelta sobre el polaco, para lograr una increíble 4ª posición. Había doblegado a los dos BMW en apenas 10 vueltas.

Sensacional carrerón el de Nico Rosberg. A ver si el año que viene le dan un volante donde pueda demostrar que sus batallas tienen que ser para ganar, y no para luchar por las migajas que dejan los de delante. ¡Y que nadie haga la broma de la gasolina congelada, porque, en cualquier caso, los tres implicados luchaban en las mismas condiciones!

Fotos | Williams F1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos