Compartir
Publicidad
Publicidad

Sea como sea, el rojo será el color de este Mundial

Sea como sea, el rojo será el color de este Mundial
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Ayer empezábamos a cenar con Kimi Raikkonen Campeón del Mundo, nos metimos en la cama con la duda de si despertaríamos todavía con Kimi campeón o no, y tras estar enganchados a radios e internet hasta más allá de la 1 de la madrugada, nos pusimos a dormir satisfechos que definitivamente no aparecería nuevamente la mano negra de la FIA que tantos cabreos nos ha regalado este año.

Pero con la dignidad de McLaren a la altura de la planta -3 de un parking público, el fantoche de Ron Dennis no sabe qué hacer para que sus lucientes MP4-23 de la próxima temporada no tengan que soportar el bochorno de tener que poner en su morro esos números 22 y 23 que tanto daño harían a sus patrocinadores. Y por eso este año el color del vencedor va a ser el rojo. O el rojo de Ferrari, para el bien del deporte, o el rojo de la vergüenza que debería producirle a Ron ganar un Mundial como está intentando ganarlo. Lamentablemente, y no podía ser de otra forma esta temporada, Lewis Hamilton vuelve a sonar con mucha fuerza en los despachos. Que pena que la última vuelta de este mundial se tenga que correr por los siempre traicioneros pasillos de las oficinas de la FIA. Y si en Interlagos el novato Hamilton podía partir con desventaja, por los pasillos de la FIA se mueve como si hubiera nacido allí.

Por favor, no le demos la estocada definitiva a la Fórmula 1.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos