Compartir
Publicidad
Publicidad

Porsche Type 64. El primer Porsche de competición

Porsche Type 64. El primer Porsche de competición
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Año 1938, Ferdianand Porsche decide comenzar la construcción de un vehículo único siguiendo las directrices que años después serán tan característiscas en todos aquellos modelos salidos de Zuffenhausen. Ligero, con una aerodinámica excepcional, tecnología punta y un diseño único. Era el momento del nacimiento del Porsche Type 64, el primer modelo de Porsche creado ex-profeso para la competición.

El Type 64 fue desarrollado para participar en una de aquellas carreras de larga distancia de la época, la Berlín-Roma. Un evento que serviría de propaganda para el III Reich para afianzar las relaciones en el eje formado por Berlín y Roma. Además, el Type 64 también tendrían un fin automovilístico ya que serviría para desarrollar futuros modelos.

s10_0227.jpg

El modelo jamás llegaría a participar en la prueba. La invasión de Polonia por parte de Alemania impidió su participación en la Berlín-Roma. Es más, de las tres unidades fabricadas, tras la guerra, una acabaría como coche personal de Ferdinand Porsche que lo utilizaba para viajes largos. Otra acabó siniestrada y de la tercera, también en manos de la familia Porsche no se supo más. A pesar de su "fracaso" en competición, su paso por la historia marca un pequeño hito, ya que el Type 64 serviría para desarrollar uno de los primeros éxitos de Porsche, el 356.

Dice la leyenda que la unidad que utilizó Porsche fue restaurada en 1947 por Pinin Farina a petición el propio Ferdinand. En 1945 las tropas norteamericanas los descubrieron en un hangar y posteriormente lo mutilaron cortándole el techo y utilizándolo para su diversión, hasta que su motor dijo basta.

s10_0223.jpg

En las fotos se ve claro. La carrocería del Porsche Type 64 estaba esculpida para lograr el mínimo coheficiente de penetración posible, a lo que también ayudaban sus cuatro ruedas carenadas. A pesar de que hablamos de finales de la década de los años 30, la carrocería fue desarrollada en túnel de viento. Ésta, estaba fabricada a partir de láminas de aluminio de 1,2 milímetros de espesor, talladas a martillazos sobre un molde de madera hasta conseguir su particular forma.

En cuanto a la motorización, el Type 64 contaba con un pequeño motor boxes de 4 cilindros y tan sólo 1,1 litros en posición trasera que proporcionaba una discreta potencia de 45 CV. El bastidor era simple, basado en el del KdF, una simple chapa a la que se le soldaba el túnel de la transmisión. Gracias a su ligera carrocería, el peso total del Porsche Type 64 se quedaba en 545 kilogramos. A pesar de la poca potencia con que contaba, las velocidades máximas estaban en torno a los 130-140 km/h.

s10_0224.jpg

Pero ahí no termina la historia, en 1949, el corredor de motos austriaco, Otto Matte adquiría la única unidad existente del Type 64 con la que participaría en el Rally Alpino de 1950, finalizando en primera posición. La primera y última victoria de un coche con ADN de competición.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos