Compartir
Publicidad

¿Por qué los tiempos importan poco en la pretemporada de Fórmula 1?

¿Por qué los tiempos importan poco en la pretemporada de Fórmula 1?
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Sí, es cierto que ayer en la primera jornada de tests de pretemporada disputada en el Circuit de Catalunya el nuevo Ferrari SF16-H de Sebastian Vettel encabezó la tabla de tiempos con un 1:24.939 que le hubiera colocado en primera fila de la parrilla de salida del último Gran Premio de España disputado en este mismo circuito el pasado mes de mayo, a sólo 3 décimas de la pole firmada por el Mercedes de Nico Rosberg. Pero, ¿y qué?

Los tiempos en pretemporada son testimoniales. No hace tantos años, era frecuente que los equipos más modestos de la parrilla en busca de patrocinadores salieran a pista descargados, con las gomas más blandas posibles y un setup agresivo de clasificación para desbancar en las tablas de tiempos a todos los grandes y ser el foco de atención mediática durante al menos un día.

Lo importante en pretemporada es completar el programa de trabajo

En las jornadas de tests lo realmente importante para los equipos es precisamente eso: hacer test, validar nuevas piezas, verificar los resultados obtenidos durante el invierno en el simulador, ensayar diversas combinaciones de reglajes en el monoplaza, probar los compuestos de neumáticos y entender la curva de degradación que presentan a diferentes cargas de combustible, ajustar los sistemas para que la unidad de potencia entregue la potencia adecuadamente y un largo etcétera.

En definitiva, lo realmente importante es completar los concentradísimos programas de test que los equipos planifican al milímetro para sacar todo el provecho posible de las limitadas jornadas de pretemporada (este año sólo disponen de 8 días para probar y ajustar el coche en pista antes de que el mundial arranque en Melbourne en marzo).

Las sensaciones están por encima de los tiempos

Red Bull Rb12

Durante la jornada de ayer, es mucho más relevante que Lewis Hamilton completara la locura de 150 vueltas (¡más de 2 carreras completas!) sin sufrir problemas en su Mercedes W07 y, previsiblemente, probando todo lo que estaba previsto en la agenda del día. ¿Y qué decir del esperanzador tiempo marcado por el McLaren-Honda de Jenson Button que le colocó sexto? Si sólo miramos los tiempos, es engañoso, pues el británico marcó ese crono montando los neumáticos blandos, mientras la mayoría rodó todo el día con medios. Mejor marcar buenos tiempos que malos, por supuesto, pero todo en pretemporada hay que relativizarlo.

Si no tienes mucho tiempo para pararte a seguir los test de pretemporada, es mucho más relevante que leas las declaraciones de los pilotos y los ingenieros que echarle un vistazo rápido a la tabla de tiempos. Por una vez en Fórmula 1, y sin que sirva de precedente, las sensaciones son mucho más relevantes que los cronos. Interesa más escuchar a Carlos Sainz decir que el motor Ferrari empuja en su Toro Rosso mucho más que el Renault del año pasado o a Eric Bouiller confirmar que los datos recogidos en pista coinciden con los de las simulaciones que analizar a cuántas décimas se han quedado los unos de los otros.

Cuando finalicen los tests, ya se entrará a valorar el conjunto tiempos-sensaciones-problemas que cada equipo haya experimentado en pista para intentar jugar al divertido ejercicio de ordenar todos los coches y equipos por supuestas prestaciones. Por el momento, mejor leer los tiempos entre líneas, no vaya a ser que nos llevemos alguna desilusión cuando el semáforo se apague en Melbourne.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos