Mi Gran Premio de China 2013: Fernando Alonso no da opción

Mi Gran Premio de China 2013: Fernando Alonso no da opción
Sin comentarios

Hacía muchísimo tiempo que no disfrutábamos de una victoria tan holgada de Fernando Alonso. De hecho, diría que es la primera con Ferrari en la que se puede permitir el lujo de no exprimir a fondo su monoplaza para sacar esas décimas que sólo él es capaz de encontrar cuando el coche parece no dar para más.

Desde luego, hizo muchísimo el clasificar en una estupenda tercera posición de parrilla, y no menos el firmar una salida de nuevo brillante, para quitarse de en medio a uno de los que apuntaba maneras para ser duro rival por la victoria: Kimi Raikkonen. Tanto el asturiano como Massa, saliendo ambos desde posiciones impares, certificaron que los Ferrari tienen un sistema de salida extraordinario, algo que no vendrá nada mal en una temporada en la que rodar en aire limpio sigue siendo crucial.

Carrera perfecta de Fernando Alonso

La prueba más evidente de esta última afirmación la tenemos en el propio Felipe Massa. Su primer stint con los blandos fue realmente bueno. A la estela de Alonso, e incluso enseñando el morro en alguna frenada. Paró una vuelta más tarde que el asturiano, y cuatro coches les separaban cuando se reincorporó de nuevo a pista. Ahí terminó la carrera del brasileño. Las opciones de pódium, creo que reales visto el ritmo de Alonso, se fueron desvaneciendo con el paso de las vueltas y la aparición de sus problemas con las gomas.

Fernando Alonso, sin embargo, hizo la carrera casi por completo en aire limpio. Sólo al inicio de su segundo stint, en el que se encontró con varios de los pilotos que habían decidido empezar con los medios, y durante varias vueltas a la estela de Button en ese mismo stint, tuvo que lidiar con las incomodidades del tráfico. Pero una estrategia excelente le permitió disfrutar de una posición en pista siempre óptima, que le permitió regular el sensacional ritmo que imprimía con su F138 según requerían las circunstancias.

Kimi Raikkonen

Una de las circunstancias que en un primer momento parecían preocupar más, Kimi Raikkonen, desapareció de la ecuación de la victoria en la vuelta 16. Con más tráfico que Alonso, el ritmo de Kimi en sus dos primeros stints no fue el que realmente escondía el Lotus, y además, un fuerte toque con Sergio Pérez en la vuelta 16 acabó de complicar las cosas. Pese a todo, con la nariz del morro partida, el endplate del alerón delantero parcialmente roto, y las cascades derechas del mismo totalmente desprendidas, el ritmo de Kimi fue muy notable, aunque no suficiente para deshacerse en pista de Lewis Hamilton. Una buena estrategia de Lotus anticipando su última entrada en boxes permitió a Kimi pasar finalmente a Lewis. Nada mal visto lo visto. Sin embargo, dudo que hubiera podido luchar con Alonso por la victoria.

Sobre Lewis Hamilton y Mercedes, su segundo pódium consecutivo es ya muy significativo. Es evidente que Mercedes está ahí. Le falta ese último empujón, pero esa fama de comegomas que se habían ganado, merecidamente, años atrás, va desapareciendo con el paso de las carreras. Al parecer, Hamilton tuvo un problema con suciedad de las virutas de goma que se le quedaron en el alerón delantero, haciendo el coche muy inestable. En cualquier caso, presentó lucha a Kimi Raikkonen, y aguantó el envite final de Sebastian Vettel para volver a asegurar un pódium.

Sebastian Vettel salva los muebles

Sobre Sebastian Vettel, hay que remarcar la gran carrera a contracorriente que se marcó el alemán. Empezó con las medias desde una posición nada habitual para él, y supo pelearse en el tráfico el primer tercio de la carrera, para luego marcar un ritmo bueno, pero tampoco espectacular, durante el resto de carrera. Fue el que supo sacarle mejor partido a las complicadas gomas blandas, haciendo un último ministint realmente veloz. No sirvió para nada, pero le puso emoción a ese tramo final. Es cierto que China no es un circuito que favorezca especialmente a Red Bull, aunque Vettel ha vuelto a salvar con nota un fin de semana a priori complicado, y sigue liderando el Mundial.

Sebastian Vettel

He mencionado fugazmente el drama de las gomas blandas, pero me gustaría detenerme un poquito más para dar mi opinión al respecto. Creo que no es de recibo que un compuesto de gomas que obligatoriamente deba utilizarse en una carrera no dure más de 6 vueltas. Nadie le hizo más de 6 vueltas a ese compuesto. Vale que es igual para todos, pero estamos llegando a extremos que rozan lo absurdo. Prefiero que vuelvan las gomas de clasificación y nos dejemos de estupideces como lo del domingo, la verdad. Y hablando de estupideces, prefiero ni entrar a comentar la supuesta conspiración contra Webber en Red Bull. Me resulta imposible creer en esas teorías sin pruebas evidentes. Y Webber ha tenido mala suerte en toda su carrera en F1.

No quiero terminar sin destacar la buena carrera de Daniel Ricciardo (aunque fue mejor el resultado que la carrera en sí), las buenas sensaciones de Nico Hulkenberg, el buen hacer de Jenson Button con un McLaren que de nuevo no demostró tener ritmo tras el paso adelante de Malasia, la buena carrera de Di Resta, muy penalizada por el incidente con su compañero al inicio de la misma, y, de nuevo, la solvente carrera de Jules Bianchi, que volvió a ser el mejor de los de atrás, aunque esta vez le costó algo más.

Sin tiempo para reposar las emociones de China, nos leemos en unos días después de Bahrein por aquí, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Temas
Comentarios cerrados
Inicio