Compartir
Publicidad
Publicidad

Mi Gran Premio de Abu Dhabi 2011: Hamilton y Alonso vuelven a luchar por ganar

Mi Gran Premio de Abu Dhabi 2011: Hamilton y Alonso vuelven a luchar por ganar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Después de lo visto en la sesión de clasificación del sábado, la carrera en Abu Dhabi se presentaba ciertamente interesante, con unos McLaren que tenían un ritmo para posible victoria, un Vettel que siempre hay que meter en la ecuación pese a que le costara más que nunca hacerse con esta pole, y un Fernando Alonso que, pese a todo, siempre está ahí a poco que su coche se lo permita.

Por ese motivo, entre otras cosas, no me alegré especialmente del abandono de Sebastian Vettel en la segunda curva. De hecho, me parece lamentable que periodistas supuestamente profesionales montaran casi una fiesta el domingo, y llenaran titulares con expresiones que denotan claramente el deseo de que eso pasara. Luego nos preguntaremos por qué ya nadie hace caso a la Fórmula 1 cuando no esté Alonso.

El hombre de la carrera, sin lugar a dudas, fue el propio Fernando Alonso. No ganó, pero es que tampoco se le esperaba en lo más alto del podium. Hubiera sido una verdadera proeza. Pero lo que nadie puede negarle a Alonso es su inagotable lucha por no perder las opciones a materializar tal proeza. No es la primera carrera, ni será la última, que Fernando se dedica a encadenar, una tras otra, vueltas de clasificación en carrera. Alonso sabía que era la única forma posible de que le cayera una victoria, y aunque supiera que era altamente improbable, no se rindió en ningún momento.

Con un monoplaza que es manifiestamente el tercero mejor de la parrilla, por detrás de Red Bull y McLaren, y que por lo tanto, puede aspirar en condiciones normales a un quinto puesto como mejor resultado, Fernando Alonso ha sido capaz de subirse al podium esta temporada en 10 ocasiones, con una victoria incluida. Creo que al ser Alonso ya estamos acostumbrados y casi le exigimos este tipo de resultados, pero la magnitud de estos datos es de unas implicaciones cualitativas de piloto a veces inapreciable para muchos. No hay más que mirar el contrapunto que tiene Alonso en la Scuderia: Felipe Massa. Tuvo el podium más cerca que nunca, pero al final casi tiene que apretar los dientes para no perder la quinta plaza con Rosberg. Que se tome 2012 como un regalo, porque mucho me temo que será su última temporada en Ferrari.

Fernando Alonso

Por no cambiar de escudería, me gustaría hacer un pequeño comentario en relación a la estrategia de Fernando Alonso en la última parada. Algunos apuntaron que haber parado una vuelta antes hubiera sido lo óptimo. ¿Lo óptimo para qué? ¿Para perder menos tiempo respecto a Hamilton? Sí, eso sí. Pero creo que Ferrari jugó su última carta para ganar. Alargar el stint con blandas de Alonso, que todavía marcaba tiempos decentes, y esperar que Hamilton tardara algo más en poner en temperatura sus gomas medias. Era improbable, pero había que intentarlo. Era cuestión de salir por delante de Hamilton tras su pit stop, o decir adiós a la victoria salvo problema de Lewis. Y ni saliendo delante de Hamilton la victoria sería nada fácil, pues el ritmo del Ferrari con los medios no daba como para luchar con Hamilton. Pero ahí entraba entonces lo que Alonso pudiera sacar, que normalmente es mucho. No funcionó. En cuanto se vio que no se conseguiría el objetivo, Alonso paró a hacer su último cambio. Nada que objetar a la estrategia, desde mi punto de vista.

Tampoco podemos olvidarnos del ganador de la carrera: Lewis Hamilton. Volver a tener a Hamilton luchando en cabeza ya es suficiente motivo de alegría para la Fórmula 1. Pero es que tenerlo peleando la victoria con Fernando Alonso, es aún mejor. Esta vez, sin embargo, la lucha fue en la distancia. Una lucha de cronos. Un diálogo de vueltas rápidas, de gestión de distancias. Hamilton lo hizo extraordinariamente bien, algo que es de destacar en el complicado momento personal de ánimo que parece atravesar. A este tipo de pilotos, el olor a victoria les hace olvidar todo lo demás. Y se agradece. También son de agradecer las palabras de Lewis al finalizar la carrera, poniendo de manifiesto lo que para un piloto supone ser perseguido por el incansable Alonso. El respeto fuera de pista de estos dos pilotos es cada vez más admirable, pero que nadie dude que como se vuelvan a encontrar en pista, la lucha por ser el mejor no dará resquicios a los halagos.

Lewis Hamilton

Destacar también que Abu Dhabi nos dio más acción en pista que en las dos ediciones anteriores. Hubo luchas realmente bonitas, como la de Button con Webber por delante, o la de los dos HRT por detrás. Luchas cuerpo a cuerpo que siempre son de agradecer. Al final, sin embargo, el peso táctico de la carrera fue mucho mayor, y sólo por eso se entienden las grandes carreras de remontada protagonizadas por los dos Sauber y los dos Williams, pese a la aparentemente caótica y repleta de incidentes carrera de Maldonado.

Toro Rosso esta vez no estuvo a la altura de las últimas carreras. Y digo Toro Rosso a conciencia. Con Jaime Alguersuari, cometieron un error imperdonable en su pit stop, haciéndole perder cualquier opción a coger puntos, que visto que el último que lo logró fue Kobayashi, probablemente lo hubiera conseguido. El problema de Buemi con el sistema hidráulico cuando lo estaba haciendo realmente bien, también fue un duro golpe. Y a todo esto, sus rivales objetivo, Force India, se marcaron una gran carrera, en especial Adrian Sutil, que en muchos momentos rodó constantemente en el mismo ritmo que los Mercedes. Verse fuera de la Fórmula 1 le está haciendo espabilar.

Sé que probablemente me deje muchas cosas, pero esto ya hace bajada, y sólo nos queda una carrera. Nos leemos después de Interlagos por aquí, o durante la espera en mi twitter (@smarcusf1).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos