Compartir
Publicidad
Publicidad

La regularidad decidirá el campeón

La regularidad decidirá el campeón
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Miro detenidamente la tabla de clasificación y hay varias cosas que me llaman la atención. Tras siete grandes premios, normalmente el Mundial de Fórmula 1 ya suele tener las cosas más o menos claras con los pilotos que van a luchar por el título bien definidos. Este año esa máxima se viene completamente abajo. Nos viene a la cabeza la lucha por el mundial de 2010 con hasta cinco pilotos luchando por el máximo galardón (de la foto, hoy tan sólo se caería Jenson Button). Por suerte para los aficionados, en 2012 puede que la historia se repita y volvamos a tener uno de los mundiales más apretados de la historia.

Comenzando por arriba, Lewis Hamilton y Fernando Alonso, líder y segundo clasificado en la general de pilotos, son los únicos dos pilotos que han puntuado en las siete carreras hasta el momento. La rápida conclusión que se saca de ello es que en 2012, el piloto más regular será el campeón. Y es posible que ni siquiera sea el que más carreras haya ganado, tirando un poco por tierra aquella lejana idea de las medallas de Bernie Ecclestone.

Los dos siguiente en la clasificación, Sebastian Vettel y Mark Webber han puntuado en todas las carreras menos en una. Como ya ocurriera el año pasado, a los Red Bull les cuesta abandonar haciendo de la fiabilidad uno de sus puntos fuertes. En el mismo caso está Kimi Raikkonen, el finés, sorprendentemente sexto en la general, está trabajando como una hormiga y aunque su cosecha de puntos no sea elevada, puntuar carrera tras carrera le ha permitido colocarse con 55 puntos. Algo lejos de la lucha por el título pero lo suficientemente cerca como para no darle por perdido.

En este Top6, el quinto clasificado es Nico Rosberg. El alemán abandonó en Australia y Malasia pero su victoria en China fue un acicate que le permitió ascender en la clasificación. Quizás tras ese premio esperábamos más del Mercedes AMG pero por el momento se mantienen al acecho. Rosberg no suele meter ruido, todo lo contrario que su compañero Michael Schumacher...

También resulta curioso la cantidad de puntos cosechada. Lewis Hamilton es líder con 88 puntos, seguido por Fernando Alonso con 86 y por Sebastian Vettel con 85. Cuando se han repartido 175 puntos, 88 puntos son, medio punto arriba, la mitad. Eso hace que el británico tenga una media de puntos de 12,57 por carrera. Ni siquiera el podio como media. El año pasado, a estas alturas, Vettel era líder con 161 (5 victorias y 2 segundos puestos). Pero esa historia pertenece a otro mundo y comparar sirve de poco o nada.

La igualdad entre los tres primeros clasificados es máxima. Está claro que en 2012, el título se va decidir en pequeños detalles. Los puntos tirados a la basura por Red Bull y Ferrari en sus estrategias fallidas del pasado domingo quizás sean recordados en el futuro. O quizás no. Todos están cometiendo pequeños errores que les restan una serie de puntos importantes. Este año hasta el punto de la décima posición resultado un botín interesante.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos