Compartir
Publicidad

Gran Premio de Canadá 1970: el canto del cisne de Mont-Tremblant

Gran Premio de Canadá 1970: el canto del cisne de Mont-Tremblant
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Gran Premio de Canadá es una cita ineludible dentro del campeonato del mundo de Fórmula 1. Disputado por primera vez en 1967, tres circuitos han visto carreras válidas para el certamen. Empezando por el de Mosport y terminando en el actual Gilles Villeneuve, antiguamente llamado "Île Notre-Dame", antes de la muerte del as canadiense. Pero entremedio, hubo otro trazado, aunque solo tuvo dos grandes premios puntuables. Se trata del circuito de Mont-Tremblant, que tuvo su última carrera de Fórmula 1 en 1970.

Conocido como Saint Jovite en su momento, ahora su nombre es Mont-Tremblant, ya que este es el nombre de la población en el que se encuentra. En su momento, se encontraba en Saint Jovite pero Mont-Tremblant creció y acabó por absorber el pequeño pueblo de Saint Jovite, que no existe ahora como ente independiente. Volviendo a la carrera en si misma, en 1970 era la undécima de la temporada sobre trece en total, y primer fin de semana después de la muerte de Jochen Ridnt en Monza.

Veinte coches tomaron la salida de un Gran Premio de Canadá que vivía con amargura aún la muerte del que acabaría siendo el campeón de esa temporada. Pero en lo deportivo, Jackie Stewart demostraba por qué era aún un claro candidato a todo, a bordo de su Tyrrell, marcando la primera pole position de un coche construido por este equipo. A su lado, Jacky Ickx, aún candidato al título, se esforzaba por intentar obtener suficientes puntos para ser campeón. El primer paso sería ganar en Canadá; algo que acabaría consiguiendo.

Jacky Ickx 1970 Mont Tremblant

Al final, unas dos últimas carreras con menos puntos de los deseados acabarían por darle el título a Rindt, y aunque Ickx se mostraba decepcionado por no ganar, también reconocería que en cierta forma se habría sentido mal por obtener más puntos que su rival. No era ya una cuestión deportiva; sino de moral. Jochen Rindt había sido el dominador de la temporada y de no ser por el accidente en Monza, el título habría sido suyo con facilidad.

Sin Lotus, que no fue hasta Canadá en señal de duelo, la lucha debería centrarse entre Ferrari y Tyrrell. Stewart arrancó con energía y se situó en primera posición, por delante del Ferrari de Ickx. El escocés se mantuvo en primera posición hasta la vuelta 31, cuando una pieza del alerón delantero de su coche se soltó, obligándole a parar a boxes. El fallo se debía a la rotura de un eje delantero del Tyrrell 001, por lo que tuvo que abandonar la carrera.

Tras el abandono de Stewart, los Ferrari quedaron en primera y segunda posición, ya que Clay Regazzoni había remontado algunas posiciones y se situaba ya en segunda plaza, aunque muy lejos de su jefe de filas. Igualmente, el suizo se distanciaba de los rivales, por lo que el doblete de Ferrari era seguro, a menos que la fiabilidad les jugara una mala pasada. La carrera había llegado a un punto aburrido para los espectadores, pero la lucha por la tercera posición revitalizó los ánimos. Chris Amon, Pedro Rodríguez y François Cevert fueron los protagonistas de dicha lucha.

Jackie Stewart 1970 Mont-Tremblant

Pero Cevert no pudo terminar la carrera en la zona alta de la clasificación por tener que parar a boxes a reemplazar un amortiguador trasero roto. Con estos problemas a poco del final, la carrera llegaba a su fin con Ferrari obteniendo un doblete que se vio magnificado por la tercera posición de Chris Amon, el neozelandés que siempre mantuvo una gran relación con la Scuderia y con sus aficionados incluso después de salir de Ferrari. En este caso, pilotaba un March.

Lo curioso del caso es que en cuarta posición se encontraba Pedro Rodríguez con el BRM, y en quinta, un John Surtees que había remontado de lo lindo con su propio coche. ¿Por qué es curioso? Por ser ambos, ex-pilotos de Ferrari, lo que significaba que los cinco primeros clasificados habían pilotado un Ferrari de Fórmula 1 en un gran premio en algún momento de sus carreras deportivas. Datos que realmente no son importantes, pero nunca dejan de ser curiosos. Después de Canadá, la Fórmula 1 se iría a Estados Unidos, donde Emerson Fittipaldi obtendría su primera victoria.

En cuanto al circuito de Mont-Tremblant, con su espectacular y bacheado trazado, sería utilizado en el futuro por varios campeonatos, siempre de ámbito norteamericano. De hecho, en 2007 aún se utilizó (con varias modificaciones) para la Champ Car, con una victoria de piloto y equipo ex-Fórmula 1. Robert Doornbos con un coche del equipo Minardi... aunque fuera el Minardi Team USA (que poco tenía que ver con el original, ya que de hecho es el actual HMV cuando Paul Stoddart era copropietario, pero ahí estaba).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos