Publicidad

Fórmula 1: McLaren explica el accidente de Fernando Alonso

Fórmula 1: McLaren explica el accidente de Fernando Alonso
39 comentarios

Hoy mismo McLaren ha hecho oficial un comunicado en el que se atribuye a una cadena de sucesos iniciados por una fuerte racha de viento el accidente sufrido por Fernando Alonso ayer por la mañana en el Circuit de Catalunya.

El piloto asturiano sigue en observación, pero ya hemos podido ver la primera foto desde el hospital en la que se ve a Alonso en perfectas condiciones y, según dice su propio manager, con unas ganas locas de salir del hospital. ¡Y nosotros que nos alegramos después del susto! Pero parece ser que aún tendrá que pasar algún que otro día en observación, pues se comenta que llegó a sufrir un pico de 30G de desaceleración en el impacto lateral contra el muro.

McLaren ha descartado por completo la serie de rumores que circularon entre el momento del accidente y esta misma mañana: descarga eléctrica, mareo previo del piloto, inhalación de humo de las baterías, fallo mecánico del coche, etc.

Se ha dicho prácticamente de todo, pero la explicación oficial es mucho más sencilla: entrando en la curva 3 (el famoso curvone), el McLaren de Alonso se fue largo debido a una racha de viento. Al pisar la zona del astroturf exterior, el coche perdió tracción y se descontroló, dando como resultado que al volver a traccionar en pista se fue directo contra el muro interior sin que Alonso pudiera hacer poco más que bajar marchas e intentar frenarlo pisando a fondo el pedal del freno, algo que no hubiera sucedido de haber estado Alonso ya inconsciente, como se llegó a rumorear.

En efecto, muchos pilotos se quejaron de lo difícil que resultó ayer mantener el coche por sus sitio cuando el viento bufaba. ¿Pero suficiente como para descontrolar un monoplaza? A mí si me dicen que la telemetría así lo demuestra, prefiero no dudar y creérmelo. Sobre el tema que más dudas ha generado, relativo a esos 30G del impacto que se ha comentado, hay que decir que el impacto fue lateral y duró unos 15 segundos hasta que el coche se detuvo por completo, sin daños aparentes en el monoplaza.

Eso es lo que probablemente más deba preocupar. Todos lo sabemos, porque los coches de calle funcionan exactamente igual en ese sentido: si un coche tiene un choque, tiene que deformarse cuanto más mejor (en la zona estructural preparada para ese fin, por supuesto). Están diseñados para eso, pues es la manera que tienen los coches de absorber la máxima energía posible del impacto. Si el coche no se deforma o apenas sufre daños, la energía del impacto se la lleva entera el piloto, como al parecer le sucedió a Alonso.

Personalmente, me alegro enormemente que Fernando Alonso esté bien, que es lo realmente importante, y confío en lo que explica McLaren. Si no nos han contado toda la verdad por lo que sea, sólo espero que por lo menos internamente sean muy conscientes de ella y actúen en consecuencia. Sustos de este estilo, los justos.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio