Compartir
Publicidad
Publicidad

Circuitos exóticos de la Fórmula 1: AVUS

Circuitos exóticos de la Fórmula 1: AVUS
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Seguimos con la recopilación de circuitos exóticos de la Fórmula 1, que ya ha hecho su correspondiente parada en Caesar’s Palace y en Pescara. Hoy le llega el turno al trazado de AVUS, siglas de Automobil-Verkehrs-und Übungs-Straße, una pista con dos largas rectas conectadas por sendas horquillas, una de las cuales llegó a disponer de un peralte de 43º. Esta última es la que se observa en la imagen que preside la entrada, y que sirve para hacerse una idea de su increíble inclinación.

Situado en el sudoeste de Berlín, en su diseño original tenía 19 km de longitud. Se inauguró oficialmente en septiembre de 1921 y originalmente ambas curvas eran planas, aunque la del norte fue rediseñada en 1937 agregándole dicho peralte de 43º. En varias modificaciones posteriores de la curva situada al sur, el trazado fue acortándose progresivamente. El circuito forma parte de la Autobahn A115.

Circuitos exóticos de la Fórmula 1: AVUS

Lo curioso y realmente peligroso de la curva peraltada era que no disponía de ninguna barrera ni muro, causando que numerosos coches salieran literalmente despedidos hacia al aire cuando los pilotos perdían el control de los mismos. Huelga decir que este detalle causó numerosas muertes.

Durante el gobierno nacionalsocialista alemán, la curva sur fue demolida para unir ambas rectas a la red de autopistas y después de la segunda guerra mundial, el circuito de AVUS vio reducido su longitud a 8,3 km. La Fórmula 1 compitió por única vez en ese lugar el Gran Premio de Alemania de 1959. La victoria se la llevó Tony Brooks y por aquel entonces registró el récord de velocidad media de una carrera, más de 230 km/h.

Circuitos exóticos de la Fórmula 1: AVUS

A raíz de que no pocos pilotos sufrieran accidentes en la curva norte, ésta también se demolió en 1967. Desde entonces y hasta 1998, AVUS albergó carreras del DTM y la Fórmula 3 Alemana en versiones del trazado recortadas, con chicanes y curvas sin peraltes. El vídeo del DTM bajo estas líneas sirve para hacerse una idea de los problemas que a veces se generaban en el circuito. Lo verdaderamente importante sucede a partir de los tres minutos y medio. Parece una partida de bolos con los coches dándose unos a otros y rebotando sin parar.

Las últimas carreras en el circuito de AVUS fueron en 1998. Con la caída del Muro de Berlín, empezaron a surgir problemas con el cierre de parte de la autopista para celebrar carreras. Si a ello le añadimos la peligrosidad del propio trazado, éste estaba sentenciado de muerte. En 1999 se organizó una carrera de despedida. Actualmente sigue en pie la torre de control de carrera y la vieja grada de madera, que ha sido declarada monumento histórico.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos