Audi tendrá su equipo de Fórmula 1 y no estará solo: las claves de su llegada a la categoría reina

Audi tendrá su equipo de Fórmula 1 y no estará solo: las claves de su llegada a la categoría reina
4 comentarios

Tras el anuncio oficial a finales de agosto en Spa-Francorchamps, Audi ha presentado su proyecto Audi Formula Racing, con el que entrará de lleno en la Fórmula 1 a partir de 2026 de la mano de la nueva normativa técnica.

Lo ha hecho en Madrid y desde Motorpasión hemos acudido a esta cita, donde la marca de los cuatro aros ha esbozado a grandes rasgos su estrategia a seguir para desembarcar en la categoría reina.

Para ello ha contado con Adam Baker como maestro de ceremonias, ahora CEO de Audi Formula Racing y Director del Proyecto para la Fórmula 1. El australiano presume de una larga experiencia asociada a la máxima competición automovilística, por ejemplo siendo ingeniero de motores del equipo Williams F1 con BMW o responsable de motores en Minardi.

Con equipo propio, pero con el socio aún por confirmar

Audi Fórmula 1

Todavía con muchas incógnitas por despejar, Audi pretende disponer de un equipo en la Fórmula 1 contando para ello con un socio. Su intención es la de desarrollar tanto el monoplaza como su mecánica. Y hasta ya se plantea metas, como en cuánto tiempo aspira a ganar carreras.

¿Por qué en 2026? La temporada en la que Audi debutará en Fórmula 1 coincide con la entrada en vigor de la nueva normativa técnica, lo que permite a la firma comenzar desde cero con las nuevas directrices y a más de tres años vista para trabajar.

Si bien el calendario es aún embrionario, Audi confirma que ya ha empezado a desarrollar el sistema de propulsión bajo las mismas. Lo está haciendo en las dependencias de Audi Sport en Neuburg, cerca de Ingolstadt, donde Audi Formula Racing tendrá también su cuartel general.

En el monoplaza comenzarán a trabajar más tarde, ya que hasta 2024 no se publicará el nuevo reglamento completo con las exigencias para el chasis. Así, se espera que el coche esté listo en 2025, si no antes, aunque las primeras pruebas en circuito se fijan para mediados de ese año. Y España apunta a ser uno de esos escenarios.

Hay que recordar que el nuevo reglamento, ya esbozado precisamente en la misma fecha en la que se confirmó la entrada a la F1 de Audi, mantiene las mecánicas híbridas pero con la parte eléctrica simplificada: se mantendrá el propulsor V6, el el MGU-K aumentará hasta los 350 KW y el MGU-H desaparece. Y otro de los cambios es que los combustibles han de ser 100 % sostenibles.

¿Audi y Sauber? "Encontrar un socio es esencial", ha destacado Adam Baker, cuando ha sido cuestionado sobre si Audi aprovechará una estructura ya existente. Lo cierto es que Audi ha llamado a varias puertas antes de encontrar el socio adecuado, acercándose a equipos como McLaren o Williams.

Audi competición

En principio, afirman que este socio será anunciado oficialmente a finales de este 2022, pero todo apunta a que se tratará de Sauber, pues ya se ha señalado que la firma alemana habría adquirido esta estructura.

No en vano, Sauber ha sido por tradición el comodín para que marcas de coches entren en la F1. Sirven de ejemplo BMW o Alfa Romeo, con la que está actualmente. Además, la firma italiana ya ha confirmado que su contrato con Sauber finaliza en 2023.

Sea como fuere, el objetivo es contar con equipo propio y no ser un mero motorista como también se ha rumoreado: "Vamos a invertir en la escudería en su totalidad", apunta Baker.

Primera victoria en tres años. Pese a que aún quedan muchas dudas por despejar y que la historia no siempre ha acompañado a las marcas de coches que entran en la F1, Audi tiene confianza en ser competitiva. Y no tardar demasiado en hacerlo. "Nuestro objetivo es estar en disposición de ganar carreras el tercer año", ha afirmado el CEO de Audi Formula Racing.

Audi Fórmula 1

"Nuestra frente a otros fabricantes que lo han intentado antes sin éxito es que tenemos mucho tiempo para prepararnos. Tenemos un plan financiero muy sólido pensado a largo plazo, y sabemos que contar con un socio idóneo será esencial para el éxito", apostilla.

En definitiva, entrar en la Fórmula 1 siempre supone un riesgo si los éxitos no acompañan, y Audi es consciente. Pese a ello, y con una larga tradición en competición a sus espaldas, se va atrever a dar el salto.

De la F1 a los coches de calle. Como es habitual Audi quiere aprovechar su entrada en la Fórmula 1 como un "campo de pruebas" para las tecnologías de sus automóviles.

Sobre todo en lo que toca a la propulsión eléctrica, se entiende, ya que precisamente en 2026 Audi pretende que todos sus lanzamientos pasen a ser exclusivamente eléctricos y ya ha cesado el desarrollo de motores de combustión.

Audi RS e-tron GT

Un ejemplo sería el de las baterías, con Baker señalando "alta eficiencia", que es la piedra angular a la que aspiran todos los fabricantes en los cero emisiones.

No obstante, también ha mencionado los combustibles sintéticos o e-fuels, que precisamente se presentan como una posible vía para que los térmicos no mueran. Un campo en el que, por cierto, ya está trabajando Porsche, la otra marca del Grupo VAG que también aspira a estar en la F1.

De lo que no cabe duda es que entrar en la Fórmula 1 supone un escaparate estupendo para la marca: "La F1 es una plataforma de marketing y de comunicación fantástica, la competición ideal para que Audi pueda mostrar sus competencias técnicas a un público internacional en los mercados más interesantes".

Temas