Compartir
Publicidad
Publicidad

24 horas de Le Mans 2012: Para llegar primero, primero hay que llegar

24 horas de Le Mans 2012: Para llegar primero, primero hay que llegar
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

He decidido títular este artículo utilizando una de la máximas más importantes de las 24 horas de Le Mans para hablar de Toyota y su particular regreso a la PRUEBA. Tras el adiós de Peugeot, la todopoderosa Audi se quedaba sóla. La marca alemana ha hecho de Le Mans el patio de su casa y sus cifras en la cita gala podrían comenzar incluso a poner en entredicho la supremacía histórica de Porsche (aunque eso sabemos que no va a pasar, al menos por el momento).

Pero de repente Audi encontró rival. Toyota volvía a las 24 horas de Le Mans y lo hacía de manera ambiciosa. Ellos fueron los primeros en presentar un LMP1 híbrido. La tecnología que todos los días vemos en los Prius que comienzan a salpicar nuestras carreteras y nuestras calles daba el salto a la competición.

Accidente Toyota

La mala suerte en forma de accidente hizo que los japoneses se perdieran su primera cita de la temporada en Spa-Francorchamps. Eso hacía que las 24 horas de Le Mans fuesen su primera carrera de verdad. Y es que, por mucho test de 24 horas que se haga, competir contra otros 55 coches es muy distinto. Toyota lo comprobó en sus propias carnes.

Dicen los rivales de Audi que el sistema híbrido de Toyota, que envía energía extra a las ruedas traseras (al más puro estilo de la Fórmula 1), les favorece en comparación con el "quattro" de Audi que sólo puede enviar energía al eje delantero cuando se han superado los 120 km/h. Audi tuvo el reglamento en su mano al igual que Toyota y cada uno pudo escoger libremente. Tal y como pasó con la forma de almacenar la energía. Toyota se decidió por los supercapacitadores mientras que sus rivales alemanes optaron por el volante de inercia.

Pero esa es harina de otro costal. Con la pista seca, durante las primeras horas se pudo ver como el Toyota TS-030 Hybrid mantenía el pulso a sus rivales alemanes. Tanto es así que Toyota, en manos de Anthony Davidson, pudo saborear las mieles del liderato aunque fuese por un corto periodo de tiempo: 40 segundos.

Al no poder pasar por meta como líder, los libros de historia no recordarán el efímero liderato del piloto británico y de Toyota. Un Ferrari se cruzó en su camino y por suerte para Davidson, la rotura de dos vertebras parece una lesión menos grave que lo que se podía esperar. En nada lo tenemos de nuevo al volante.

Si la primera unidad no pasó de la tarde, la segunda, la que estuvo involucrada en el incidente con el Nissan-DeltaWing, tuvo que retirarse ya entrada la noche con problemas mecánicos. A pesar de los esfuerzos del equipo, el Toyota TS-030 Hybrid tuvo que enfilar el pit-lane por última vez en esta edición. Algo lógico si tenemos en cuenta que Le Mans suele mostrarse inclemente ante los problemas.

Le Mans 2012

Pero quizás lo más relevante es que Toyota estuvo ahí. Mientras estuvieron presentes en pista, Audi tuvo que mirar de reojo en todo momento. Quizás podríamos esperar lo máximo de una de las mayores compañías de automoción del planeta. De poco o nada sirve ponerse líder si esta posición nos dura un suspiro. Como se pudo ver en las últimas horas con los Audi, las 24 horas de Le Mans son muy largas y hay que saber gestionarlas. Hay que ser fuerte desde la primera vuelta hasta la penúltima (la última se la pueden tomar como premio) y eso llega con la experiencia.

El despliegue de Audi en las 24 horas de Le Mans podría equivaler al que hace un escudería de Fórmula 1 a lo largo de toda la temporada. Más de 1.000 invitados, más de 1.000 empleados de servicio, 75 Volkswagen Caravelle, 30 Audi A8 L, 170 scooter para garantizar la movilidad durante la prueba...Seguimos. Un hospitality digno de estar presente en cualquier revista de arquitectura que se precie en el cual los invitados cuentan con un cine e incluso jacuzzi...

A veces las victorias, o las derrotas, se miden en la inversión. Audi se lo juega todo a Le Mans y cuando gana ya sabemos como lo promociona. Por su parte, para Toyota esta ha sido la primera piedra de toque. Seguro que el año que viene su despliegue deja de ser meramente anecdótico. En 2013, Toyota tiene que llegar a las 24 horas de Le Mans con el único objetivo de la victoria. Cualquier otro resultado, esta vez sí, sería considerado como un fracaso.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos