Compartir
Publicidad

Ford, bajo investigación criminal por la posible alteración de los consumos reales de sus coches

Ford, bajo investigación criminal por la posible alteración de los consumos reales de sus coches
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El departamento de Justicia de Estados Unidos ha abierto una investigación criminal sobre el proceso de certificación de emisiones de Ford en suelo estadounidense, el cual se hizo público dos meses después de admitir un problema con sus pruebas, explica Auto News Europe.

En un documento oficial con fecha 25 de abril, la firma del óvalo asegura que el problema relativo a las pruebas de resistencia aerodinámica "no implica el uso de dispositivos de desactivación", aludiendo implícitamente a Volkswagen, y que está cooperando plenamente con todas las agencias gubernamentales.

La clave está en la carga del aire que apliques durante las pruebas

Ford reveló en febrero que había estado adoptando un "enfoque erróneo" en cuanto a la carga para simular cómo la resistencia aerodinámica y la fricción de los neumáticos pueden afectar al consumo fuera de los laboratorios de pruebas.

De forma más simple, si en tus modelos de simulación reduces la resistencia al aire (poco viento o viento que impacte en la parte trasera del vehículo) e inflas las ruedas en exceso, obtienes un mejor consumo y menos emisiones.

La compañía asegura haber contratado una firma externa a principios de este año para reenfocar el tema e investigar dónde se encuentra el error. Debido a que este asunto aún se encuentra en las etapas preliminares, Ford asegura que no puede predecir el resultado y no puede garantizar que no tendrá un impacto económico "importante" en el fabricante.

The Detroit Free Press dice que un empleado anónimo informó por primera vez del problema en septiembre de 2018, y que involucra la notificación errónea de datos de emisiones en vehículos de 2017 y posteriores. El error se atribuye a un modelo matemático defectuoso que la compañía estaba usando para calcular los datos.

Hyundai y Kia tuvieron que pagar 700 millones de dólares en multas en 2014 al Gobierno estadounidense por un movimiento similar. Dos años antes, los dos fabricantes coreanos admitieron que exageraron los consumos de sus vehículos en aproximadamente medio litro a los 100 km.

Lo mismo para Subaru, cuyo presidente tuvo que dimitir en 2018 tras probarse irregularidades en las mediciones de consumo de combustible y emisiones en miles de unidades.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio