Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Ikigai: el secreto de Toyota para vivir más años

Ikigai: el secreto de Toyota para vivir más años
Sin comentarios

La fuente de la juventud es un mito recurrente en todas las culturas a lo largo de la historia. El deseo por alargar nuestros años de vida nos ha llevado a emprender numerosos viajes y búsquedas. Hoy, en un mundo globalizado, sabemos que, si la fuente existe, se encuentra en Japón.

Los habitantes de sus islas son los que más años viven, gracias en parte a una combinación de factores culturales que son únicos en el mundo, exclusivos de los japoneses. Por suerte para todos, Toyota tiene planeado compartir el secreto con nosotros.

Zonas azules, donde viven el mayor número de centenarios del mundo

Toyota Ikigai 01

La Organización Mundial de la Salud afirma que Japón es el país con mayor esperanza de vida del mundo. Según datos publicados en 2020, cuentan con una media general de 84 años, que aumenta hasta los 87 años en el caso de las mujeres. Sin embargo, se trata de una tasa en la que influyen muchos factores estadísticos, por lo que a la postre puede producir confusión.

En parte por este motivo, el demógrafo belga Michel Poulain y el gerontólogo italiano Gianni Pes quisieron usar un método mucho más sencillo: buscar directamente dónde viven las personas de mayor edad del planeta. Descubrieron que Barbagia, una zona montañosa de la isla de Cerdeña, acoge la mayor concentración de personas centenarias del mundo. Posteriormente, el norteamericano Dan Buettner descubrió lo que también se sospechaba: Japón, y más concretamente la isla de Okinawa, la seguía muy de cerca, superándola incluso entre la población femenina.

Okinawa es el lugar con la mayor concentración de mujeres centenarias

Nacían así las Zonas Azules, por el color del rotulador que los investigadores usaron para marcarlas en el mapa. Además de Barbagia y Okinawa, Buettner identificó la isla de Icaria (Grecia), la península de Nicoya (Costa Rica) y la comunidad adventista de Loma Linda (California). Todas estas poblaciones tienen varios puntos en común, como una dieta basada en productos frescos y naturales, y un entorno rural que fomenta un estilo de vida activo y saludable.

Sin embargo, hay algo que hace de Okinawa un caso especial entre los demás. Por supuesto, sí que influye su excelente gastronomía y sus costumbres más tradicionales, que fomentan un estilo de vida libre de estrés y están fuertemente arraigadas en las comunidades rurales. Pero hay algo en la cultura japonesa que aporta sentido a toda esa longevidad y que, además de proporcionar a los ancianos más años de vida, los aleja de enfermedades mentales como el Alzheimer o la demencia senil. Ese algo por supuesto tiene un nombre: Ikigai.

Ikigai: nuestra razón para vivir

Toyota Ikigai 042

Ikigai procede de los términos en japonés ikiru (“vivir”)  y kai (entre otros muchos, “razón” o “realización”). En conjunto, podría traducirse como “razón para vivir” o “realización vital”, y supone una filosofía –o estilo de vida– muy arraigada en la cultura japonesa más tradicional. Quizás los mayores expertos en nuestro país sobre ikigai son los autores Francesc Miralles y Héctor García, con varios libros publicados sobre el tema.

Ambos viajaron a Okinawa (García ya vivía en Japón) para entrevistarse con varios de estos ancianos centenarios. Descubrieron que muchos de ellos no solo se encontraban en unas admirables condiciones físicas y mentales, sino que también conservaban intactas sus ganas para seguir viviendo más años. Cuando les preguntaban que de dónde sacaban esas fuerzas, ellos respondían: “Ikigai”.

Ikigai es aquello que se nos da bien y nos apasiona

Ikigai supone ante todo un ejercicio de autoconocimiento, en el que debemos identificar aquello en lo que somos buenos y que, a la par, nos apasiona. Existen varias técnicas para encontrar nuestro ikigai, pero la mayoría podrían resumirse en contestar a tres preguntas que debemos hacernos y responder con sinceridad:

  1. ¿Qué es lo que me gusta hacer?
  2. ¿Qué es lo que se me da bien hacer?
  3. ¿Qué puedo aportar a los demás?

Si hay algo que responda a esas preguntas, ese es nuestro ikigai. No es necesario que sea algo de gran reconocimiento público (puede ser cultivar nuestra propia verdura y ofrecerla en el vecindario) y, por supuesto, evolucionará con el paso de los años. Pero el ikigai implica dos requisitos estrechamente asociados: Por un lado, el sentido de servicio al prójimo. Por otro, el ichi-go ichi-e, el saber disfrutar del momento.

Ichi-go ichi-e y el placer de conducir nuestro coche

Toyota Ikigai 03

Ichi-go ichi-e significa literalmente “un encuentro, una oportunidad”, y tiene su origen en la ceremonia del té. Podría ser el equivalente a nuestro carpe diem o “vive el momento”, aunque sin esas connotaciones autodestructivas tan propias de los occidentales. Francesc Miralles lo menciona como un concepto estrechamente asociado al ikigai, aunque a él no le gusta precisamente su comparación con el conocido latinajo. 

Un apunte para entenderlo mejor: el filme 'Forrest Gump' fue distribuido en Japón con el subtítulo Ichi-go ichi-e, por la capacidad del personaje de convertir cualquier momento de la vida en algo muy especial.

A estas alturas del artículo te estarás preguntando qué tiene que ver todo esto con Toyota y con la automoción. Y la respuesta es: mucho. Cuando hablábamos del Tokyo Motor Show de finales de 2019, decíamos que Toyota quiso romper el ambiente de corrección del salón nipón con su “Parque Temático de la Movilidad”. 

Con conceptos tan locos como el coche de carreras virtuales e-Racer o la escoba de bruja e-Broom, Toyota nos quiso presentar una alternativa al anodino futuro de silenciosos vehículos autónomos. Nos quiso decir que aún hay espacio en el futuro para divertirse con la movilidad y disfrutar con la conducción. Esto es, ichi-go ichi-e en estado puro.

Toyota Ikigai 04

Esto tiene mucho que ver con el modelo de conducción autónoma que está desarrollando el Toyota Research Institute (TRI). Obviamente, están investigando con sistemas de nivel 4 y 5 de autonomía, que han denominado Toyota Chauffeur. Pero, a diferencia de la gran mayoría del resto de fabricantes, también apuestan por sistemas de nivel 2 y 3 de semiautonomía, que han pasado a llamar Toyota Guardian. 

En este artículo de Motorpasión nos explican cómo, inspirándose en los controles fly-by-wire de la aviación, aprovechan los más avanzados sistemas ADAS de asistencia a la conducción. Con todo, el objetivo de Toyota Guardian no es sustituirnos al volante, sino impedir que cometamos errores y permitirnos disfrutar de nuestra pasión por la conducción. A esta forma de conducir la llaman “conducción ampliada”.

Inteligencia amplificada o cómo los robots de Toyota nos ayudan con nuestro ikigai

Toyota Ikigai 07

¿Quiere esto decir que viviremos más años porque Toyota tiene mucho ichi-go ichi-e y quiere que disfrutemos de la conducción semiautónoma? No, al menos a priori. No obstante, conceptos como “el placer de conducir” y “no ser peores conductores” podemos trasladarlos a cualquier otra faceta de nuestra vida.

El término de “conducción ampliada” tiene mucho que ver con el de “inteligencia amplificada” o “amplificación de inteligencia” que explican en este artículo de Xataka. Cuando en 1997 Garry Kaspárov perdió contra Deep Blue, quiso demostrar que la inteligencia artificial no tenía por qué sustituir en el futuro a la mente humana. 

Creó un nuevo concepto, el del "ajedrez centauro", en el que se enfrentaban parejas compuestas por un ordenador y un humano. Muchos pensaban que la “lenta” mente humana puede entorpecer los cálculos de la inteligencia artificial, pero un torneo mixto de 2005 demostró que los “centauros” derrotan a los ordenadores que juegan en solitario.

La inteligencia amplificada supone la colaboración entre persona y máquina

Este concepto de “inteligencia amplificada” no es ajeno a Toyota. De hecho, es el enfoque que usan para desarrollar sus robots domésticos, como ya vimos en este artículo. También guarda relación con el Jidoka o “automatización con un toque humano”, clave en el sistema de producción de Toyota como también vimos en este otro artículo. En ambos casos se plantea una relación de estrecha colaboración entre persona y máquina para obtener el mejor resultado.

Toyota Ikigai 06

No es casualidad que Toyota reconozca guiarse por el ikigai para su investigación robótica. Sus sistemas de asistencia y cuidado de personas mayores están diseñados, no para sustituirls en las tareas diarias, sino para ayudarlas y garantizarles el desempeño de las mismas.

El “placer de conducir” puede ser también el “placer de cocinar” o de realizar cualquier otra actividad, especialmente aquellas que permitan compartirla con los seres queridos. En definitiva, permitirles sentirse útiles y realizados, y darles un propósito para seguir disfrutando de la vida. Y eso es precisamente de lo que trata ikigai.

Imágenes | Unsplash: Taras Zaluzhnyi, Content Pixie, Dusty Barnes, Beth Macdonald | Toyota

También te puede gustar

Comentarios cerrados
Inicio