Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Desmontamos algunos mitos y leyendas sobre el coche híbrido

Desmontamos algunos mitos y leyendas sobre el coche híbrido
8 comentarios

El sector automovilístico está evolucionando hacia la electrificación de sus modelos y con ello está cambiando la movilidad a una enorme velocidad. La llegada de combustibles alternativos y el vertiginoso desarrollo tecnológico genera –como toda innovación– suspicacia y recelos alimentados, entre otras cosas, por los bulos de las fake news.

Cualquier cambio de paradigma en el mundo del motor parte de un desconocimiento general de los conductores que, poco a poco, se comienza a iluminar desmontando las leyendas callejeras que corren de oído en oído. ¿Quieres saber cuáles son los mitos más comunes sobre el vehículo híbrido?

Mito 1: Los coches híbridos se alimentan de fuentes contaminantes

Este es uno de los mitos abanderados de quienes mantienen su fe ciega en la conducción tradicional. Los vehículos de combustión interna se han visto eclipsados por la creciente mirada ecológica que se dirige ahora hacia una movilidad “smart” y eficiente. Por ello, buscar una justificación en que la producción de electricidad también genera emisiones contaminantes es su punta de lanza.

La realidad es que cualquier actividad económica provoca ciertos costes medioambientales: la producción, el consumo de energía y el uso de servicios de transporte tiene un impacto. El objetivo –al menos al más corto plazo– no es tanto el hecho de no contaminar nada como el de contaminar menos.

Si un fabricante puede realizar un mismo producto aprovechando hasta un 30 % el coste energético desde que se extrae la materia prima hasta que se pone el coche en marcha (well-to-wheel), sin duda, lo hará.

Para producir la electricidad que mueve los coches eléctricos se debe quemar carbón, pero las emisiones derivadas serán siempre mucho menores a las que emiten otros modelos haciendo el mismo servicio a lo largo de su vida útil. En este sentido, la mezcla de energías renovables y no renovables de un vehículo híbrido parece la opción que más satisface a todas las posturas.

Mito 2: En una tormenta eléctrica olvídate de conducir tu híbrido

Tormenta Electrica 3

Este parece ser una de las leyendas más extendidas, quizá porque todo aquello que tiene chispas nos sobresalta. Pero cae por su propio peso. El físico británico Michael Faraday y su célebre jaula explican este fenómeno para conseguir desmontar los recelos de los más escépticos. Su experimento explicaba que ,cuando un recinto cerrado está recubierto de metal, el interior no recibe influencia de campos eléctricos externos porque su campo eléctrico es nulo.

La Jaula de Farday aplica a cualquier vehículo, dado que todas las carrocerías utilizan los mismos materiales

Ahora bien, ¿y qué pasa con las baterías y el tren de potencia de los eléctricos? Los fabricantes han extremado la seguridad en los aislamientos para hacer de ellos componentes totalmente seguros. Utilizando sistemas de barrera que impiden las sobrecargas, cualquier elemento como la batería sobrevive sin mayor problema.

De todas formas, si conduces bajo una tormenta eléctrica, hay ciertas precauciones de seguridad que debes tomar independientemente del vehículo en el que viajes:

  • Procura apagar la radio, cerrar las ventanillas y no estar en contacto con las partes metálicas del habitáculo.
  • Si no es posible continuar la marcha, podemos detenernos en zonas lejanas a vallas, tendidos eléctricos o encharcamientos (y en general de cualquier material conductor de electricidad). También evitar las localizaciones altas.
  • Si tienes la mala fortuna de que un rayo caiga sobre tu coche, mantén un margen de tiempo antes de abandonarlo pues la carrocería puede seguir cargada de electricidad.

Mito 3: Es imposible usar el freno motor bajando curvas de montaña

Los conductores de alta montaña saben que una de las estrategias para reducir el desgaste de los frenos y su líquido es el uso del freno motor. Un descenso con un desnivel del 10 % manteniendo el pedal de pisado durante varios minutos y en un trazado de curvas exigentes puede dejarte sin frenos.
Por ello, la retención que ejerce el freno motor es indispensable y, por suerte, funciona tanto en los modelos de combustión como en los híbridos, aunque de diferente manera.

El coche híbrido utiliza un sistema de regeneración de energía cinética durante la frenada y al levantar el acelerador. En este sentido, el freno motor se activa exclusivamente cuando se da una conducción más agresiva, que apaga el sistema de recuperación de energía. Esta función también se produce en los modelos automáticos, cuando se utilizan en modo manual seleccionando cada marcha.

Corolla Ts 1 8l Platinum

Mito 4: Un híbrido nunca va a sonar como un Lamborghini

El sistema de aviso acústico se integró en los híbridos para reducir la siniestralidad con los peatones

Una de las grandes ventajas de la conducción en modo EV es el poder disfrutar del silencio dentro del habitáculo. Algo que, por otro lado, tiene ciertos inconvenientes. La baja rumorosidad de estos modelos llevó a que, desde julio de 2019, todos los coches eléctricos e híbridos de nueva homologación en Europa incluyeran sistemas de aviso acústico (AVAS), una normativa que pretende reducir los accidentes y atropellos de peatones. Por otro lado, para los más apasionados del rugido de la conducción, la ausencia de ruido resultaba una merma a la hora de decidirse a dar el salto al híbrido.

La gama más potente de Toyota no solo incluye este sistema de aviso acústico en sus híbridos, sino que también ofrece una imagen más atlética de sus modelos. El Toyota RAV4 Electric Hybrid 2020 o el Lexus LC ofrecen una potencia de propulsión con rápidas aceleraciones que son muestra de su cara más deportiva.

Mito 5: ¡Ni se te ocurra meterlo en el túnel de lavado!

Es otra de las grandes preocupaciones de los usuarios: el agua y la electricidad nos hacen levantar la ceja. La verdad es que los coches híbridos se pueden lavar con total seguridad en túneles de autolavado y centros de lavado a presión sin riesgo de dañar las baterías o el sistema eléctrico.

Toyota Remolque

En los túneles de lavado automático podemos tomar ciertas precauciones, aunque similares a las que podríamos tener en cuenta con un coche diésel o gasolina:

  1. Mantener el motor encendido y en posición N (neutral) sin el freno de mano puesto, para que el coche avance por la cadena de arrastre.
  2. Si la batería de tracción está en un nivel muy bajo, es posible que el consumo eléctrico se dispare, dado que alimenta al aire acondicionado, la radio, los limpiaparabrisas, etc. En ese caso será mejor desactivarlos.
  3. Antes de entrar, es aconsejable que el nivel de baterías sea de al menos el 50 %.
  4. Plegar los espejos retrovisores exteriores, quitar la antena y elementos que sobresalgan, como la baca o portaequipajes.

Mito 6: Con lo que pesa la batería, ni pensar en instalarle un remolque

Es una leyenda relacionada con la creencia de que los coches híbridos pierden potencia y son muy pesados. Toyota cuenta con modelos híbridos muy interesantes para realizar viajes largos y con toda la experiencia de la conducción todoterreno.

Los trayectos con remolque y con equipaje no son un obstáculo para los 218 CV en configuración 4x2 y 222 CV en configuración 4x4 a bordo del RAV4 Electric Hybrid. Un modelo que nada tiene que envidiar a los pick up como el tradicional Toyota Hilux o al sistema de suspensión adaptativa kinética del Toyota Land Cruiser. Otros modelos muy capaces para tirar de lo que los echen son el Toyota Prius Electric Hybrid, Toyota Corolla Electric Hybrid y Toyota C-HR Electric Hybrid.

Aunque cabe destacar que, la mejor forma de desmontar todos los mitos y leyendas que surgen en torno a la conducción híbrida, se realizan sentándose al volante y experimentándola por ti mismo.

Imágenes | Sala de Prensa de Toyota, iStock/Balazs Kovacs

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios