Publicidad

Vuelve a sonar a retorno del Mazda RX-9, y esta vez de forma razonable en el aniversario del Cosmo

Vuelve a sonar a retorno del Mazda RX-9, y esta vez de forma razonable en el aniversario del Cosmo
18 comentarios

Publicidad

Publicidad

Como pasa con los Ojos del Guadiana, que van y vienen, los rumores sobre un posible modelo que recupere los motores rotativos en la gama de Mazda resurge cada cierto tiempo. Una vez más se recuperan las habladurías sobre el retorno de un deportivo con motor Wankel, pero esta ves parece que podría tener razón de ser.

Hasta ahora hemos visto cómo se confirmaban sucesores del RX-7 que finalmente no llegaron, prototipos prometedores con forma de Mazda RX-Vision y muchas papeletas en contra de la recuperación de esta idea. Lo bueno para todos es que este año se cumplen 50 años de la aparición del Mazda Cosmo.

Mazda sigue trabajando en los motores Wankel

Mazda Cosmo Sport 1964

Fue en 1967 cuando debutó el primer Cosmo, el primer Mazda de producción que adoptaba el popular motor Wankel, un propulsor de doble rotativo de 982 centímetros cúbicos alimentado por carburador Hitachi cuádruple y capaz de producir unos buenos 110 caballos de potencia.

Convertido en el coche aspiracional de referencia en la marca japonesa, el Cosmo se postulaba como una opción realmente interesante al quedarse por debajo de la carga impositiva aplicada a los motores de más de 1.000 centímetros cúbicos, saliendo al mercado por un precio inferior a competidores de la época como el Toyota 2000GT.

Mazda Rx Vision Concept 1

Con este aniversario tan especial en mente, se especula con que sea el próximo mes de octubre en el Tokyo Motor Show cuando finalmente el Mazda RX-9 (o como quieran llamarlo) haga su estreno definitivo para honrar el legado de los modelos con motor rotativo. Ya sabemos que a los japoneses esto del orgullo, la memoria y demás les encanta, así que a ver si es verdad y se animan.

Volviendo al coche en cuestión, algunas informaciones apuntan a que el RX-9 estaría directamente influenciado por el espectacular prototipo RX-Vision que apareció hace ahora un año y medio en el Salón de Tokyo.

Mazda Rx Vision Concept

El mayor reto es convertir al gastón y poco eficiente rotativo en una máquina capaz de cumplir con las cada vez más estrictas normativas de emisiones y posiblemente esta cuestión sea la que más está demorando el proyecto. Posiblemente no, con total seguridad la ineficiencia de los motores rotativos sea directamente proporcional a lo excitantes que nos resultan.

Si las iniciativas de Mazda llegasen a buen puerto, el deportivo se quedaría por debajo de los 1.400 kg de peso recurriendo a soluciones Skyactive, pero siendo realistas es complicado que un modelo así pueda superar las restricciones de emisiones actuales (y futuras) sin recurrir a la electricidad.

Motor rotativo Wankel

Así que sólo hay dos opciones (bueno, tres): mejoran mucho la tecnología rotativa para dejar al propulsor del RX-8 a la altura de una locomotora de carbón, o recurren a la hibridación convencional, o emplean el motor rotativo como un generador para un eléctrico de rango extendido.

En cualquier caso, se oyen unos futuribles 450 caballos y un precio de 8 millones de yenes (menos de 62.000 euros), un precio que apunta a ser bastante asequible para un coche tan esperado y que (teóricamente) debería incorporar una gran dosis de tecnología.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir