Las ventas de coches usados en 2021 retroceden a niveles de 2017, con el diésel como rey indiscutible

Las ventas de coches usados en 2021 retroceden a niveles de 2017, con el diésel como rey indiscutible
19 comentarios

2021 ha sido otro año complicado para la industria automotriz: la falta de stock ha afectado no solo a los coches nuevos, sino también a los vehículos ocasión y en un escenario de alza de precios.

Aún así, 2021 ha cerrado con un 9 % más de ventas de vehículos de ocasión respecto a 2020, rozando los dos millones de unidades.

"No somos muy optimistas para el año que arranca"

Coches

Según datos de la Asociación Nacional de Comerciantes de Vehículos (Ancove), en 2021 se vendieron en España 1.989.662 turismos de segunda mano.

A pesar de que supone un 9 % más que en 2020, se sitúa en los niveles de 2017, con 100.000 unidades menos que en 2019 y 2018.

Los vehículos diésel han sido los que más peso han tenido: se vendieron el pasado año 1.180.005 turismos diésel, el 59,3 % del total hasta alcanzar 1.180.005 de unidades.

Por su parte, la demanda de unidades híbridas y eléctricas sigue creciendo, restando cuota tanto a los diésel -aunque lentamente- como a los gasolina.

De hecho, los híbridos enchufables con gasolina han sido descritos como "la gran revelación del mercado" de segunda mano, puesto que sus ventas han aumentado un 280 %. Incluso se colocan por encima de las ventas de los eléctricos puros, que sumaron en pasado año 10.285 coches, un 92 % más que en 2020.

Aún así, los híbridos de gasolina siguen predominando, con más de 35.000 ventas.

Ev Cargando

La Comunidad de Madrid ha sido donde más han crecido este año los turismos de segunda mano (19,4 %), con Baleares por detrás. Cataluña se queda a la cola, pues las ventas de coches de ocasión subieron solo un 3,2%.

Para el próximo año, Ancove calcula que las ventas de turismos de segunda mano apenas superarán los dos millones de unidades, algo más de un 1 % respecto al cierre de 2021.

Los pronósticos de la industria apuntan a que aún durante este año la crisis de microchips seguirá coleando, prolongándose incluso a lo largo de 2023.

Esto continuará ahogando el stock en concesionarios, provocando más retrasos en la entrega de vehículos nuevos -que vendrán además con menos equipamiento tecnológico- y manteniendo la subida de precios.

¿La solución a largo plazo? Que los gigantes como Intel, TSMC o Samsung abran sus nuevas fábricas de microchips para impulsar la fabricación de estos componentes. Algo que no ocurrirá hasta 2024, como poco.

En Motorpasión | Sin sustos en la ITV al comprar un coche de segunda mano: comprueba si tiene modificaciones y si están homologadas

Temas
Inicio