Compartir
Publicidad
Publicidad

Tesla Model S, prueba en Ibiza (primeras impresiones)

Tesla Model S, prueba en Ibiza (primeras impresiones)
Guardar
41 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tesla Motors Europa y la colaboración de Autos Dipesa, quien custodia el coche en Ibiza y actuó en representación de la marca para la ocasión, nos han permitido probar en primicia la primera unidad que circula por carreteras españolas del Tesla Model S, la berlina premium eléctrica con la que cualquier conductor soñaría.

Y creo en efecto que cualquier conductor disfrutaría de este coche, por mucho que sea eléctrico y sea casi totalmente silencioso, y esto a ciertos conductores no guste, aferrados a esos coches con motores grandes de muchos cilindros, con sistemas de escape diseñados cual instrumentos musicales, que generan un sonido especial.

Tesla Model S Prueba en Ibiza 12

Tesla Model S: silencioso, pero para nada aburrido

El Tesla Model S no es el primer coche eléctrico que conduzco, como tampoco soy ajeno a conducir coches con motor de combustión interna, y también alguno que otro con muchos cilindros. Soy el primero en emocionarme también al escuchar el sonido de un AMG, de un Aston Martin, de un Ferrari o de un Maserati, cada uno con su tono y matiz identificativo. Pero eso no me limita a no disfrutar y emocionarme con otras opciones, en este caso el silencio.

Cuando uno se pone al volante del Tesla Model S, no oye casi nada más que un leve ruido de rodadura, y si presta atención al acelerar a fondo tal vez perciba un sutil silbido, pero resulta que no echa de menos un escape atronador. Más bien todo lo contrario. Uno llega a pensar que se encuentra en otro tiempo, en otro lugar, quizás a los mandos de una nave espacial, o de un coche volador de película, en un futuro donde los motores que echan humo son algo arcaico y primitivo.

Y no lo echas de menos porque el coche te compensa generosamente con otras sensaciones. La mejor sin duda, la respuesta de su magnífico motor eléctrico, capaz tanto de responder con la increíble suavidad de la mejor seda oriental tejida por maestros artesanos, como con la mayor contundencia y agresividad del más eficaz y temido guerrero samurái.

El conductor es el que decide. Puede disfrutar con uno de los mayores refinamientos de marcha con los que un mortal puede deleitarse, con una salida suave, sin tirones, sin vibraciones, sin demoras, sin traqueteos, sin malas formas.

Y al momento, si el conductor está más juguetón, la carretera lo permite, y tiene un mínimo de destreza al volante, tal vez prefiera abrir la puerta del establo de par en par y liberar de golpe los 422 CV ocultos detrás de los asientos posteriores, debajo del maletero.

Tesla Model S Prueba en Ibiza 21

Soberbios 422 CV eléctricos

Son 422 CV eléctricos, caballos que salen sin miramientos, de golpe, instantáneamente, sin retrasos, sin tener que esperar a que una caja de cambios sepa qué le estamos pidiendo hacer con ellos. Están ahí siempre y en todo momento. Así es el Tesla Model S.

Salen además acompañados de 600 Nm de par y juntos llegan al eje posterior y aunque esté activado el control de tracción y estabilidad, hará que la zaga deslice y se mueva un poco, demostrando que no estamos al volante de ningún juguete, y que el guardarraíl o el arcén están más cerca de lo que parece.

Quien piense que 422 CV (310 kW) son pocos debería tener presente que las frías cifras a veces inducen a error. Permiten al Tesla Model S ponerse a 100 km/h en tan solo 4,4 segundos. Prácticamente eso es lo que necesitan los 560 CV de un BMW M5 para alcanzar también esa velocidad (4,3 s). Puede parecer sorprendente, pero 138 CV más necesita la máquina a gasolina.

Para aquellos más atrevidos, o insensatos, se puede desactivar el control de tracción, y cuidado, el coche se convierte en casi un pura sangre que no todo el mundo tendrá manos ni tacto para saber controlar. El Tesla Model S es un coche muy rápido.

Es tan placentero cómo responde al acelerador, que se te olvida que es eléctrico, que lleva baterias, que se enchufa como un electrodoméstico y que no hace ruido. Da igual, la sonrisa de oreja a oreja que se dibuja en tu cara solo entiende que el Tesla Model S es un coche impresionante.

Tesla Model S Prueba en Ibiza 11

Sirva este pequeño artículo como adelanto de la prueba completa con todos los detalles que estamos preparando, incluido un vídeo, y que irá llegando entre Motorpasión, Motorpasión Futuro y Xataka en los próximos días.

En Motorpasión | Prueba Tesla Model S

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos