Publicidad

Una start-up desarrolla una funda solar retráctil para aumentar la autonomía de los coches eléctricos

Una start-up desarrolla una funda solar retráctil para aumentar la autonomía de los coches eléctricos
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

¿Te imaginas lo que se podría conseguir, en términos de eficiencia, con una funda solar retráctil? La start-up francesa de coches eléctricos Gazelle ya se ha planteado la pregunta y ha desarrollado junto al fabricante de células fotovoltaicas flexibles Armor un prototipo inicial para uno de sus modelos, aunque asegura que puede servir para cualquier coche eléctrico.

Con un peso de 450 gramos por metro cuadrado, esta fina película fotovoltaica hecha de compuestos orgánicos promete aportar hasta 48 km adicionales de autonomía al día en tres años.

Paneles solares en superficies curvas

Esta cubierta protectora fotovoltaica retráctil equipa un motor de accionamiento instalado en el guardabarros trasero del automóvil, por lo que la cubierta se puede desplegar y guardar sin intervención humana.

Desde el punto de vista técnico, esta funda está compuesta de un tejido resistente a las manchas para minimizar el consumo de agua al limpiar el vehículo, con 9 módulos solares ASCA (fabricados sin tierras raras) que cubren una superficie total de 4 m² y que proporcionan potencia suplementaria al vehículo e incrementan su autonomía.

La tecnología se basa en polímeros orgánicos semiconductores: capas delgadas de tinta depositadas a través de un proceso de recubrimiento sobre películas finas y flexibles que prometen ser 30 veces más ligeras que otras tecnologías fotovoltaicas.

Armor ha logrado esta innovación gracias a su experiencia en el recubrimiento de cintas de transferencia térmica para la impresión de códigos de barras, y asegura que es totalmente reciclable.

Según explica la compañía, estas películas se pueden plegar al menos 50.000 veces sin pérdidas de eficiencia.

Un punto interesante sobre esta tecnología es que la película solar también se puede aplicar directamente a la carrocería del vehículo, o se puede integrar en el techo panorámico, las ventanas de los pasajeros o los parasoles.

Habrá que esperar un tiempo para saber si es viable y sobre todo si consigue transformar la luz que recibe del exterior sin incidencia directa del sol, como prometen fabricantes como Ligthyear y su carísimo coche solar, que aún no ha visto 'la luz'.

En Motorpasión | Los coches que nos prometió ‘Blade Runner’: del Spinner volador al sedán de Deckard y otras maravillas diseñadas por Syd Mead

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios