Publicidad

El escultural Polestar Precept será una realidad. La firma de coches eléctricos confirma su producción en China

El escultural Polestar Precept será una realidad. La firma de coches eléctricos confirma su producción en China
5 comentarios

Un nuevo retoño se unirá a la filas del Polestar, la firma de coches eléctricos eléctricos propiedad de Volvo y el gigante chino Geely. Se trata del Polestar Precept, cuya producción acaba de ser confirmada por la marca, aunque sin anunciar fecha de llegada de momento.

Adelantado en forma de prototipo a principios de este 2020, el Polestar Precept es un coche 100 % eléctrico de cuatro puertas con carrocería familiar y concebido a base de materiales reciclados, que se asienta en cuatro pilares fundamentales: habitabilidad, sostenibilidad, tecnología digital y diseño.

Y estas máximas estarán presentes en su versión de producción, que según Polestar, ya ha comenzado su desarrollo. Además, la firma adelanta que, como era de esperar, se fabricará en China.

Nueva fábrica

Polestar Precept 001

Polestar señala que para hacer posible al Precept, cuya denominación definitiva se desconoce, establecerá una nueva factoría que será, según promete la marca, neutra de carbono y "una de las instalaciones más inteligentes y conectadas del mundo". Es decir, que seguirá la estela de planta ya existente en Chengdu, pues opera con energía completamente renovable.

"Con esta nueva fábrica, volveremos a subir el listón, con el objetivo de producir el coche eléctrico más avanzado y premium de China con la menor huella de carbono", explica Thomas Ingenlath, director ejecutivo de Polestar.

Según ha confirmado el fabricante, la decisión de llevarlo a la producción se debe a la buena acogida que tuvo el Precept concept entre la prensa especializada y el público en general. Aseguran ha sido tildado de "maravilloso, espectacular e innovador".

"Los consumidores quieren ver cambios en esta industria, no solo sueños. Ahora, Precept se convierte en una declaración aún más firme. Estamos comprometidos a reducir el impacto ambiental con nuestros automóviles y nuestro negocio. El objetivo tiene que ser la neutralidad de carbono, aunque reconozco que es un objetivo a largo plazo", señala Ingenlath.

Los ingredientes del Polestar Precept

Polestar Precept 041

Este impresionante y escultural automóvil de cero emisiones hace gala de una enorme distancia entre ejes: 3,1 metros nada menos. Entre los mismos se acomoda "un gran paquete de baterías", en el fondo plano del coche, a fin de no comprometer su habitabilidad, sobre todo en lo que toca a la parte trasera. Al acceso al habitáculo ayuda que las puertas sean de tipo suicida.

Tanto en el exterior, pero principalmente en el interior, en el Polestar Precept están presentes los materiales reciclados. Así, el habitual plástico se sustituye por compuestos a base de fibra de lino para los paneles o los respaldos de los asientos. Según Polestar, los mismos permiten un ahorro en peso de un 50 %, así como la reducción de desechos de plástico en un 80 %.

Además, la tapicería de los asientos ha sido concebida con botellas de PET recicladas, mientras que las almohadillas o los reposacabezas están hechos a base de vinilo de corcho reciclado y las alfombrillas con redes de pesca recuperadas (Nylon 6). En definitiva, lo que se denomina interior vegano, corriente que ya han comenzado a aplicar firmas como Tesla, Jaguar Land Rover, Ford, Hyundai o Toyota.

Polestar Precept 027

En cuanto a su fisonomía, la carrocería ha sido diseñada en términos de aerodinámica y eficiencia. Ejemplo de ello es el alerón delantero, que se integra en el capó, y mejora el flujo de aire al reducir la turbulencia sobre el resto del cuerpo con el fin de aumentar lo máximo posible su autonomía.

También cuenta con unos conductos tras las ruedas delanteras, que permiten un flujo más dispersado en los laterales, contribuyendo también unas llantas de 22 pulgadas, que llevan insercciones aerodinámicas.

La más avanzada tecnología es otra de las máximas del Polestar Precept: en su frontal, donde debiera ir colocada la parrilla, se ubica lo que la firma denomina Polestar SmartZone, que dispone de sensores de seguridad y sistemas de asistencia, por lo que se espera que cuente con altos niveles de conducción autónoma. No en vano, el prototipo equipaba sensores radar, una cámara de alta definición y un sensor LIDAR en su techo acristalado.

Polestar Precept 002
Polestar Precept 026a

Los retrovisores laterales se sustituyen por cámaras, como ocurre por ejemplo con el Audi e-tron, y el retrovisor del habitáculo también es una pantalla digital que toma las imágenes de una cámara gran angular ubicada en la trasera de este avanzado automóvil.

En el interior también encontramos una pantalla digital de 15 pulgadas, capaz de reconocer al conductor al acercarse y ofrecer configuración ad hoc. La misma, de tipo tablet y en disposición vertical, equipa el software Android Automotive OS, es decir que lleva este sistema operativo integrado, un paso más allá del ya popular Android Auto.

La instrumentación también es digital, de 9 pulgadas y horizontal en su caso, y hace un seguimiento ocular del conductor, mostrando la información donde éste dirija la mirada. Una tecnología muy avanzada que veremos si está o no presente en la versión definitiva del Precept.

En lo que respecta a su mecánica eléctrica, no se dieron detalles con el prototipo y siguen sin adelantarse. Su hermano 100% de cero emisiones, el Polestar 2, dispone de dos propulsores por eje firmando una potencia de 408 CV (300 kW) y 660 Nm de par. Los mismos se alimentan de una batería de 78 kWh, con los que promete 500 kilómetros de autonomía.

En Motorpasión | Los últimos coches eléctricos que ha estrellado Euro NCAP: del coche chino más seguro que el Porsche Taycan al Audi e-tron

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios