Compartir
Publicidad
Publicidad

"Me gustan los coches antiguos", o cómo fardar ante una comisión parlamentaria cuando eres el hijo de Pujol

"Me gustan los coches antiguos", o cómo fardar ante una comisión parlamentaria cuando eres el hijo de Pujol
Guardar
36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Un Lotus Elan de 1965 que se conserva en estado "medio bueno" es el primero de la larga lista de coches con los que es capaz de fardar Jordi Pujol Ferrusola, el hijo del que fuera president de la Generalitat de Catalunya durante 23 años, cuando se ve preguntado en el parlamento catalán por su parque móvil a raíz del registro de su nave, que conocimos a finales de octubre.

Un Mercedes Pagoda, un Porsche 356 Super 90, un Lamborghini Miura —que estaba "bien, este estaba bien", en palabras de Pujol Jr.—, también un SEAT 600 que quiso convertir en Abarth, un Ferrari F40 —su primer Ferrari, chispas—, un Jaguar E, un Porsche Targa de 1967 —"precioso, de color naranja", apostilla—, un Ferrari 328, un Lamborghini Diablo... componen la primera parte de la lista de coches de Jordi Pujol Ferrusola, la de antes de que el caso saltara a la luz.

Y es que, como reconoce Jordi Pujol Jr., "es muy goloso, esto de los coches".

"Como el vino tinto"

1961 Porsche 356 Super 90 Coupe T5 B Porsche 356 Super 90. Foto: Mr. Choppers

Tan goloso, que "una vez dentro de la tormenta en la que estoy metido, porque la vida sigue", cayó un Mercedes SLR; "el famoso SLR", según explica Pujol Jr. en alusión a una de las críticas que recibió en su día, y un Ferrari Testarossa que "no me hacía ninguna ilusión" —comenta mientras ríe, como para quitarle importancia a la adquisición—, pero que compró "por amistad" a alguien que pasaba una mala situación económica.

Entre otros detalles, cuenta el hijo del president que el Porsche 356 le llegò de Amèrica y tuvo que rematricularlo aquí, de manera que el vehículo perdió parte de su valor como clásico. También cuenta de forma muy gràfica cómo funciona el mercado de los clásicos en cuanto al ritmo de sus tasaciones: sus pérdidas de valor, sus estancamientos, sus revalorizaciones... "Como el vino tinto", dice en tono jocoso.

Pero también cuenta Jordi Pujol Ferrusola, ya no se sabe en qué tono, que "los de los coches antiguos... llega un momento que nos cansamos del coche; esto, no yo, ¿eh?, quiero decir... es general; nos cansamos del coche y... ¡nos molesta!", como si se tratara de un anuncio sobre la sensibilidad dental a las temperaturas extremas. Son cosas que pasan, y lo entendemos muy bien. Lo entendemos casi tanto como el conjunto de su argumentación, que podemos ver a continuación:

Nota
Las imágenes son genéricas y no necesariamente guardan correspondencia con las unidades concretas de los modelos pertenecientes a Jordi Pujol Ferrusola.

En Motorpasión | Este vídeo de los coches de Jordi Pujol Ferrusola dará mucho que hablar

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos