Compartir
Publicidad
Publicidad

El viaje de uno de nuestros lectores: 8.000 kilómetros por Europa con un Renault 7

El viaje de uno de nuestros lectores: 8.000 kilómetros por Europa con un Renault 7
Guardar
42 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por petición popular os traemos una historia de amor. Un viaje de recién casados a través de carreteras europeas con un Renault Siete con 38 años a sus espaldas. Recorrieron España, Italia, Austria, Alemania, Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Francia durante casi dos meses. Sin duda, un viaje inolvidable.

El Renault 7 se fabricó exclusivamente en Valladolid para el mercado español, basado en el R-5. Tenía un motor 1.0 de 50 CV para mover algo más de 800 kg. El equivalente moderno más representativo sería el "Dacia Logan":https://www.motorpasion.com/berlinas/dacia-logan-2013 o "Renault Symbol":https://www.motorpasion.com/berlinas/renault-symbol-funcionalidad-a-la-francaise. De hecho, su denominación comercial era "Siete" para hacerlo más... de aquí.

Nuestro protagonista, a una media de 100 a 120 km/h por autopistas, se conformó con 6,8 a 7,2 l/100 km de gasolina. Unos 560 litros de gasolina, a una media de 1,55 euros por litro, suma una cantidad respetable. Y de peajes, mejor ni hablar.

Acompañemos a Antonio y a su esposa a través del viejo continente:

Europa
Recorrido aproximado del viaje (de Barcelona-Génova fue en ferry)

El viaje de recién casados de Antonio y su R-7

¡Hola! Me llamo Antonio Gutiérrez y soy natural de Granada, España. Soy aficionado al mundo del motor, y loco del Renault Siete/7, modelo del cual tengo dos: un Siete de 1975 y un 7 GTL de 1981. Quiero compartir la historia de mi boda y mi viaje de novios con vosotros. Gracias.

Siempre nos ha gustado darle un toque diferente a las cosas, tanto a mi mujer como a mí. Por esta razón decidimos casarnos de un modo especial, escapando de mitos como un coche caro como coche nupcial.

Así, y haciendo mi sueño realidad, el 22 de junio de 2013 aparecieron mis amigos del Renault Siete/7 Club en la puerta de mi casa, venidos de toda España, cada uno con su Renault Siete/7, para llevarme al altar custodiando mi Renault Siete AR de 1975: Alejandro y sus padres, David, Pepe y María, Jesús, Kako y Ana, y Luis y Dori. Además, mis amigos Javi y Álvaro, que llevaron mi otro Renault 7 GTL verde alga.

Viaje de Antonio en Renault Siete
Ferry Fantastic de “Grandi Navi Veloci”

¿Se puede describir una pasión, una ilusión que desde niño has tenido? Es difícil: gozo, alegría, cosquilleos... Ver ocho Renault Siete/7 en el día de tu boda, es algo especial. Después de llevarme a la Iglesia del Convento de Agustinos Recoletos de Monachil, dimos un emblemático paseo por Granada, por las zonas donde el tráfico es restringido: la Alhambra, Puerta Real de España, Gran Vía...

Ocho Renault Siete/7 eran los protagonistas indiscutibles ese 22 de Junio, día que ha pasado a la Historia de la Automoción granadina por la puerta grande. Después llegó el momento del Viaje: 8.000 kilmetros de ilusión nos esperaban a lo largo de toda Europa. Este era el plan de ruta:

  • Granada - Madrid
  • Madrid - Barcelona
  • Barcelona - Ferry Fantastic de “Grandi Navi Veloci” - Génova (Italia)
  • Génova - La Spezia
  • La Spezia - Lago Di Garda
  • Lago Di Garda - San Martino Di Castrozza
  • San Martino Di Castrozza - Südtirol
  • Südtirol - Feld Am See, Corintia (Austria)
  • Feld Am See - Hallein Y Salzburgo
  • Hallein Y Salzburgo - Karlsruhe (Alemania)
  • Karlsruhe - Uden (Holanda)
  • Uden - Amberes (Bélgica)
  • Amberes - Amberieux (Francia)
  • Amberieux - Barcelona
  • Barcelona - San Vicente Del Raspeig, Alicante
  • San Vicente Del Raspeig - Granada
Viaje de Antonio en Renault Siete
Puerto de Passo Rolle (Italia)

Rumbo a Europa

El día que partíamos, sentí mariposas en el estómago. Giré la llave de contacto: respondió un rugido sordo. Eran los 50 caballos del motor dispuestos a entregarse para hacernos disfrutar... Comenzaba la aventura. Durante los 8.000 km de ruta tuvimos momentos inolvidables, visitas a monumentos emblemáticos como el Valle de los Caídos, la Granja de San Ildefonso o el Palacio Real; experiencias nuevas para nosotros como montar el coche en un ferry para pasar a otro país, y lo que es más novedoso: aquella primera sensación de pisar otro país con el Renault Siete.

Sentí euforia, alegría, satisfacción: los protagonistas éramos nosotros. Como bien sabréis el Renault Siete/7 es un coche de producción netamente española, sin contrapartida en Europa ni en el resto del mundo: por este motivo éramos objetivo de todas las miradas desde otros coches, desde la calle. La gente nos hacía fotos, nos saludaba o nos hacía el puño cerrado con el pulgar hacia arriba.

Viaje de Antonio en Renault Siete
Las Dolomitas (Italia)

Durante esos 8.000 km disfrutamos de llegar con el Renault Siete a lugares espectaculares por su orografía o su naturaleza, como las Dolomitas: un puerto de casi 2.800 metros en el cual tuvimos recorridos en los que hubimos de insertar, en ocasiones, la primera velocidad. Para mayor orgullo, el reloj de la temperatura no pasó de 85 ºC en situaciones difíciles.

Otros lugares que fueron de especial alegría y que guardamos con especial recuerdo fueron la estancia en Südtirol y las excursiones que hicimos en bici, o la estancia en la casa de los abuelos de mi mujer en Austria. Su abuelo corría carreras con un MINI de 1969. Cuando nos vio aparecer en el Renault Siete desde España... se emocionó.

A pesar de su avanzado Parkinson, logré convencerle para dar una vuelta en el MINI de carreras, a lo cual accedió, y recorrimos parte de las carreteras que van de Hallein a Adnet y más allá (no recuerdo nombres de pueblos) con el MINI. A pesar de su enfermedad, condujo de un modo ejemplar, tomando las curvas con mucho control y precisión... y a gran velocidad.

Y luego, para sorpresa mía, me dejó conducir el MINI de carreras. Con deciros que no se lo deja ni a su mujer... creo que le he caído bien.

Viaje de Antonio en Renault Siete
Feld Am See (Austria)

En Alemania pasamos tres días en Karlsruhe, y luego de ahí partimos a Uden, donde vive uno de mis clientes más antiguos, el cual, junto con su mujer, nos acogieron en su casa. Gracias a ellos visitamos lugares recónditos fuera del alcance del turismo masivo. Una estancia encantadora llena de buenos momentos para recordar...

Para volver de Holanda a Bélgica, decidimos por recomendación de Hans --mi cliente-- subir hasta los diques de contención famosos, esos que impiden que Holanda se inunde, pues Holanda está a cinco metros bajo el nivel del mar. El R-7 pasó por los diques holandeses, toda una hazaña para un coche de 38 años, que incansablemente nos iba llevando siempre con buena cara y sin protestar ni mostrar señal alguna de cansancio.

En Bélgica estuvimos en Amberes. Yo estudié gemología y diamantes en aquella ciudad y quise enseñarle a mi mujer los lugares por donde yo anduve. Y de ahí, ya sólo quedaba hacer noche en Francia para llegar a España. Se echa de menos tu país cuando estás fuera 52 días de viaje de novios.

Viaje de Antonio en Renault Siete
Frontera entre Austria y Alemania

Por una parte no quieres llegar, por otra, sientes nostalgia por tu patria, tu familia, tus gentes y amigos, tu trabajo... Por otra no quieres que acabe nunca. Me imagino que todos los que amamos el mundo del motor sentimos lo mismo: pasión por los coches. En mi caso es por los coches clásicos, y el hecho de acariciar su volante de baquelita y ver que la carretera no acaba... es un éxtasis para mí.

Así pues, finalizo la redacción agradeciendo a mis amigos y familia todo lo hecho:

  • a mis amigos del Renault Siete/7 Club, del 34567 y del Club Granadino de Vehículos clásicos por acompañarme al altar, y por demostrarme de la madera que están hechos los amigos de verdad
  • a los familiares y amigos que nos acogieron en sus casas dando lo mejor de ellos
  • a mi mujer, por ser mi compañera y ponerme buena cara para todo (anda, que sé que te gustan los coches a ti también)
Viaje de Antonio en Renault Siete
Amberes (Bélgica)

Y como esta página es del mundo del motor, quiero agradecer a mi pequeño Renault Siete AR de 1975 el haberme acompañado toda mi vida, llevándome a miles de lugares, recorriendo miles de kilómetros transmitiéndome, dentro de su humilde sencillez, una alegría y felicidad difíciles de poder transmitiros. Gracias por no cansarte nunca.

Saludos. Larga vida al Siete.

Texto y fotografía | Antonio Gutiérrez Rodríguez (gutisupersiete) En Motorpasión | "Viajes de nuestros lectores":https://www.motorpasion.com/tag/viajes-de-nuestros-lectores

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos