El Lamborghini que destrozan en 'El Lobo de Wall Street' no era una maqueta. Scorsese se empeñó en cargarse un coche de 500.000 euros

El Lamborghini que destrozan en 'El Lobo de Wall Street' no era una maqueta. Scorsese se empeñó en cargarse un coche de 500.000 euros
15 comentarios

No son pocas las películas o series en las que se revientan coches a exigencias de la trama. Y en algunas hasta duele verlo, sirva como ejemplo el Ferrari F355 Spider de 'La Roca' o el Aston Martin DBS de 'Casino Royale'.

Pero también nuestro hoy protagonista: el Lamborghini Countach 25th Anniversary de 'El Lobo de Wall Street'. De hecho es el ejemplo perfecto. Y es que, al parecer, para el rodaje utilizaron una unidad real y no una réplica...

Cuando el precio por quedar inmortalizado en el cine es morir en el intento

Una de las escenas que más se recuerda del film de Martin Scorsese es precisamente la que tiene como protagonista al bueno de Jordan Belfort intentando conducir su Countach completamente drogado.

En la misma lo vemos arrastrarse, colocarse a duras penas al volante y echarse a la carretera con el superdeportivo italiano. En su cabeza todo fue fenomenal, pero la realidad fue otra: chocó contra varios vehículos que estaban aparcados, invadió el carril contrario, se llevó por delante señales y carteles varios etc. "Fue un milagro que no me matara o no matara a alguien".

Todo esto se ve en esta hilarante secuencia, además del resultado final: el primeramente blanco e inmaculado Lamborghini Countach acaba con el frontal reventado, daños en los laterales y puertas o una de las ruedas traseras levantada y doblada. Como el rosario de la aurora, vamos.

Con la maqueta los golpes no quedaban realistas. Bien, pues resulta que Scorsese exigió grabar todo esto con un Countach de verdad. Y no uno cualquiera, sino nada menos que un 25th Anniversary: el canto de cisne de este deportivo setentero considerado como el más icónico de la firma.

Según detalla un usuario en IMCDb y que afirma haber trabajado en la película, así fue. Y da una descripción bastante detallada de la unidad en sí: data de 1989, tenía unos 11.300 km cuando se usó en el rodaje y era, efectivamente, un 25th Anniversary.

¿El motivo? Que Scorsese consideró que no quedaba realista la secuencia con una maqueta. O más concretamente de cómo quedaron los paneles de la reproducción tras los golpes que exigía el guión. Así, decidió que utilizaran el mismísimo Countach y no la réplica. "Es el coche más caro que he conseguido, y matado, para una película", concluye en su comentario.

Normalmente en el cine las unidades reales están únicamente destinadas a pasear palmito delante de la pantalla. Es decir, que cuando no sufren daño alguno, o no hace peripecias locas, suele ser el coche en sí. Pero para escenas de acción se suelen utilizar maquetas concebidas para la película con las necesidades que exige la secuencia.

Lamborghini Countach 25th Anniversary en 'El Lobo de Wall Street'

En el caso de que la montura vaya a acabar estampándose y destrozada, para ahorrar costes, lo habitual es reproducir la carrocería a base de paneles de fibra de vidrio sobre el chasis de otro más barato. Pero parece que en el caso de este Lamborghini Countach es siempre el modelo real: cuando espera aparcado tranquilamente a Bedford y cuando sufre de lo lindo con él a sus mandos.

Y lo cierto es que encontramos varios artículos, algunos recientes otros más antiguos, que dan por hecho que efectivamente el director exigió reventar al pobre Lamborghini.

Además, como señalan en Motor Biscuit, a esta unidad se le ha perdido la pista y no la hemos visto restaurada y puesta a disposición del mejor postor en una subasta. Los coches de cine suelen ser objeto de deseo y suelen alcanzar precios astronómicos: por ejemplo el 911 964 Turbo de 'Dos Policías Rebeldes' que se subastó por 1,25 millones de euros.

Es más, el Ferrari Testarossa también utilizado en la película, sí que se subastó en 2016. Pero precisamente el coche que más se recuerda de 'El Lobo de Wall Street' es el Countach: o alguien lo está reservando o está en un garaje olvidado, esperando una pertinente restauración para devolverlo a la vida.

Lamborghini Countach 25th Anniversary
Otra unidad de un Countach 25th Anniversary con el parachoques norteamericano

Solo 23 unidades con el sacrilegio parachoques americano. En concreto, el de 'El Lobo de Wall Street' es uno de los pocos Lamborghini Countach 25th Anniversary que se vendieron en EE.UU. Rondan la veintena de las cerca de 660 unidades totales de esta versión fabricadas por la firma de Sant'Agata Bolognese.

Los comercializados en la Tierra del Tío Sam se distinguían por su sobredimensionado parachoques, que exigió la administración estadounidense para que pudiera homologarse en el país y poder circular. Todo en aras de la seguridad.

Una decisión que manchó el espectacular diseño del 25th Anniversary, una versión firmada por un entonces jovencísimo Horacio Pagani y que adoptó nuevas entradas de aire o lamas estilo Ferrari Testarossa. Este traje escondía el ya conocido V12 del modelo, que en su caso rendía los mismos 455 CV que otra de las variantes del toro: el Countach 5000 QV.

Los Countach 25th Anniversary suelen ser estupenda carne de subasta. De hecho, hasta los hemos visto en su versión norteaméricana con el añadido frontal buscando dueño a golpe de mazo. Y pedían 511.000 euros por él. No hace mucho, uno de estos ejemplares y también blanco, lo subastó Bring a Trailer por 738.000 dólares.

En todo caso hablamos de un coche que seguramente superó los 500.000 dólares y que tuvieron que comprar, ya que el aquiler estaba fuera de cuestión. Se antoja complicado que alguien lo donara para semejantes menesteres.

En total, el presupuesto de 'El Lobo de Wall Street' rondó los 100 millones de dólares, donde se entiende computó este pobre Countach que ha quedado inmortalizado en la gran pantalla. Pero a qué precio.

Temas