Compartir
Publicidad
Publicidad
BMW M550d xDrive: cuatro turbos y 400 CV para este diésel de armas tomar
BMW

BMW M550d xDrive: cuatro turbos y 400 CV para este diésel de armas tomar

Publicidad
Publicidad

La variante diésel más prestacional del nuevo BMW Serie 5 ya está aquí. Se trata del M550d xDrive firmado por M Performance y, de hecho, incorpora el motor diésel más potente jamás equipado en la Serie 5 que, según BMW, es también el diésel de seis cilindros con más potencia del mercado. Por supuesto, esta variante se ofrecerá tanto en carrocería berlina como familiar o Touring. El primero llegará en el mes de julio mientras que la ranchera se demorará hasta finales de año.

El protagonista del M550d xDrive es el bloque turbodiésel de seis cilindros en linea y 3.0 litros de cilindrada, que incorpora nada menos que cuatro turbocompresores para alcanzar una potencia máxima de 400 CV a 4.400 RPM y un enorme par motor máximo de 760 Nm desde 2.000 vueltas. De serie se combina con un cambio automático Steptronic de ocho marchas y el sistema de tracción total xDrive, que en este caso envía más par motor al eje trasero para ganar en dinamismo.

El motor TwinPower Turbo se beneficia de los citados turbocompresores "Multistage", que permiten entre otras cosas que el motor desarrolle 450 Nm de par máximo desde sólo 1.000 vueltas, por lo que la respuesta del motor a bajo régimen promete ser sorprendente. Dos compactos turbos de geometría variable funcionan a alta presión, mientras que los otros dos, de baja presión, son nuevos y sustituyen al anterior tercer turbo de gran tamaño.

BMW M550d xDrive
BMW M550d xDrive

Los dos turbos pequeños y uno de los de alta presión funcionan todo el rato, entrando en acción el cuarto de ellos sólo a partir de 2.500 RPM. También se ha optimizado la recirculación de gases de escape -para los cuatro turbos-, ganando en eficiencia, y se incluye filtro de partículas, trampa NOx y sistema SCR con inyección de AdBlue.

El resultado son unas prestaciones de primer nivel, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,4 segundos para la berlina y 4,6 segundos para el familiar, y una velocidad máxima limitada a 250 km/h. Lo mejor de todo es el consumo homologado, que es de sólo 5,9 litros a los cien kilómetros (6,2 en el caso del Touring), lo que supone un 11% menos que antes.

A todo esto hay que sumar una suspensión deportiva M que reduce la altura de la carrocería en 10 milímetros, dirección de cremallera de relación variable, Integral Active Steering o eje trasero direccional, llantas de aleación ligera M de 19 pulgadas (con gomas 245/40 y 275/35) o de 20 pulgadas en opción, así como equipo de frenos M con inscripción en las pinzas -pintadas en azul metálico-. También hay en opción una suspensión adaptativa con regulación permanente de la amortiguación.

BMW M550d xDrive
BMW M550d xDrive

A nivel estético llaman la atención los detalles específicos, como las mayores entradas de aire, el spoiler M de la berlina, los elementos M de la carrocería, colas de escape M Performance, listones de la parrilla con contornos en negro brillante, distintivos M550d o detalles en color gris Cerium como las carcasas de los retrovisores, el marco de la calandra o las salidas de aire de las aletas delanteras.

Entre el equipamiento de serie destacan asientos de corte deportivo con ajustes eléctricos y función memoria, tapicería de tela y alcántara, inserciones de aluminio, pedalera M, volante M de cuero con levas y todos los asistentes del Serie 5, como el control de crucero adaptativo, aviso de cambio de carril, asistente inteligente de límites de velocidad o aparcamiento remoto.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos