Compartir
Publicidad
Publicidad

Opel Insignia, prueba por las carreteras de Austria (I)

Opel Insignia, prueba por las carreteras de Austria (I)
Guardar
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La pasada semana asistimos a la presentación internacional del Opel Insignia, teniendo la posibilidad de conducirlo en carretera, además de realizar una prueba de algunos de los sistemas que incorpora.

En el British Motor Show ya tuvimos la oportunidad de entrevistar a uno de sus diseñadores y contaros los aspectos estáticos y de diseño.

Ahora podemos contar de primera mano qué tal va en carretera y cómo funcionan tres de sus puntos más novedosos: el sistema de tracción integral FlexRide, el OpelEye y el sistema de iluminación adaptativa AFL+.

Suspensión adaptativa FlexRide

El sistema de suspensión adaptativa FlexRide viene de serie en las versiones Sport y en el acabado Cosmo con motor 2.8 V6 turbo de 260 cv. Tiene tres modos, Normal, Sport y Tour.

El modo Sport modifica varios parámetros del coche: el acelerador responde de forma más contundente, el umbral del ESP sube (interfiere menos en la conducción), la dirección y la suspensión varían, el cambio automático (si lo lleva) apura más las marchas y, como detalle para el conductor, la iluminación del cuadro de mandos pasa de ser blanca a ser roja.

Circuito Opel Insignia

En un circuito del Brandlhof Driving Center, en medio de las montañas de Austria, pudimos comprobar su funcionamiento. Para verlo de forma más clara, los ingenieros de Opel conectaron una PDA al coche para ver cómo deteca si estamos en conducción normal o deportiva, y modifica los diferentes parámetros.

Opel Insignia FlexRide

En cuanto el coche comienza a girar, aunque sea a una velocidad baja, la suspensión, dirección, y el sistema de tracción total cambian ligeramente. En la fotografía superior se puede apreciar la curva que tomábamos a unos 70-80 km/h, puedo asegurar que el FlexRide combinado con la tracción integral hace que el coche se pegue literalmente a la carretera.

La tracción integral Adaptative4x4 es permanente, y tiene un reparto de par entre las ruedas traseras, una de las claves de este apego en curva.

Opel Insignia FlexRide

En una de las últimas pasadas lo apuré un poco más (conviene recordar que estábamos en circuito cerrado), pensando que se iría un poco de atrás o que el control de estabilidad me frenaría, pero no fue así.

Opel Insignia

Un detalle interesante es que, en el modo Sport, es posible desactivar alguno de los parámetros que se modifican. Por ejemplo, activar la suspensión y dirección deportiva, pero conservando la configuración del motor normal.

Opel Eye, sistema de identificación de señales de tráfico

OpelEye Opel Insignia

El Opel Eye es un sistema que detecta algunas señales de tráfico y además los cambios involuntarios de carril.

El primer sistema es novedoso en un coche de su categoría, hasta ahora sólo lo incorporaban vehículos como el BMW Serie 7. Una cámara situada detrás del retrovisor interior toma 22 fotogramas por segundo. Reconoce la forma de señal y lee su interior. Funciona también de noche, siempre que las luces iluminen la señal. Su alcance es de hasta 100 metros.

Detecta señales de límite de velocidad y prohibición de adelantar. La gran pega del sistema, al menos en la versión de pre-producción que hemos probado, es que no avisa aunque superemos la velocidad máxima, o intentemos adelantar bajo prohibición, con lo cual se convierte en meramente informativo (podemos ver la última señal pulsando un botón).

El sistema de cambio involuntario de carril es más común. Si superamos cierta velocidad y nos salimos de la línea del carril sin poner el intermitente, muestra una señal en el salpicadero y lo notifica mediante un sonido. Nos han comentado que en la versión de producción es posible que la intensidad de este aviso sea configurable por el conductor.

La cámara que capta estas condiciones es algo grande, ocupa más que el módulo del sensor de lluvia. Aunque, de nuevo, hay que recordar que no hemos visto el modelo final de producción, que llegará a principios de 2009.

Iluminación adaptativa AFL+

De serie, el Opel Insignia incluye luces diurnas tipo LED con la forma de ala (ver post sobre el diseño del Opel Insignia), que además de darle gran personalidad mejoran su visibilidad de día.

Pero opcionalmente puede llevar el sistema AFL+, evolución del AFL. Normalmente las luces adaptativas giran en curva para tener una mayor visibilidad. En el AFL+ hay nuevos modos de iluminación. Son completamente automáticas (no se puede activar un modo de forma manual), y tienen en cuenta factores como la temperatura exterior, la velocidad o el radio de giro del volante. Van necesariamente con el sistema de faros de xenón, y cuestan 1.000 euros.

Opel Insignia AFL+

Estos son los nueve modos de funcionamiento:

<ol>
    <li>Luces diurnas LED, 4 Watios de consumo, encendidas siempre</li>
    <li>Luz de peatones. Si circulamos a una velocidad hasta 30 km/h, la iluminación se vuelve ancha para que podamos ver las aceras</li>
    <li>Luz de ciudad, de 30 a 50 km/h, más anchas</li>
    <li>Luz de carretera, de 50 a 100 km/h, algo mas largas por la izquierda, para iluminar sin molestar al resto de los coches</li>
    <li>Luces de autopista, a partir de 100 km/h, suben un 10% su intensidad</li>
    <li>Luces de lluvia, iluminan más por la derecha para no molestar a los demás conductores. Se activan con el sensor de lluvia (de serie)</li>
    <li>Luces largas, también se activan automáticamente si no tenemos ningún coche delante (un sensor de luz lo detecta)</li>
    <li>Luz en curva, gira hasta 15º (la funcionalidad habitual de las luces adaptativas)</li>
    <li>Luz de esquina, gira hasta 90º, se activa cuando ponemos el intermitente, antes de empezar a girar</li>
</ol>

Mañana veremos algún detalle más sobre su comportamiento, y una pequeña guía de precios y equipamiento.
En Motorpasión | Opel Insignia, su puesta de largo en Londres

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos