Citroën C4

El Citroën C4 actual se lanzó con la aspiración de ser un coche diferente, con un diseño atrevido y un interior con detalles como el volante fijo en el centro. Su valentía le sirvió estar durante años en los puestos superiores de los rankings de ventas. ¿Cierto? No. La realidad del mercado automovilístico es que aquel que se atreve a ser diferente nunca va a ser el número uno, y el volumen de ventas se consigue con precios ajustados y no con soluciones atrevidas.

Con el nuevo Citroën C4 la estrategia cambia, un diseño mucho más conservador, especialmente si estamos hablando de Citroën, que pretenda luchar con sus rivales por méritos propios y no por ser “original”.

Por fuera encontramos un collage del C5 (delante) y del C3 (detrás). Posiblemente el tiempo cambie nuestra perspectiva, cuando lo podamos valorar por méritos propios y no en comparación con otros modelos de la gama, pero la sensación ahora es de cochazo por delante y utilitario por detrás.

¡Vótalo!

Editores 6

Comunidad 7

Actividad de la comunidad