Publicidad

Por favor, sigan imitando al Volkswagen Golf

Por favor, sigan imitando al Volkswagen Golf
201 comentarios

En el mercado europeo el rey es el Volkswagen Golf. No hay mucho que discutir, es el que más vende (a secas), y su inmediato competidor, Ford Focus, tiene menos de la mitad de ventas (datos de 2013). Cuando sale un compacto nuevo al mercado, se suele mencionar que su objetivo es competir con el Golf.

Sé que esto último es algo molesto para mucha gente, pero vamos a analizarlo de forma muy fría. Si conducimos en la actualidad el Golf y sus rivales, no vamos a encontrar diferencias tan abultadas como las que había hace 10 o 15 años, y no me estoy yendo demasiado lejos.

Observo en este segmento (C hatchback) una tendencia clara hacia mejorar las calidades, el comportamiento, el carácter tecnológico, el refinamiento... Basta con echar la mirada hacia atrás un poco, y ahí es cuando se aprecia el contraste y la evolución de este tipo de coches.

Volkswagen Golf IV/1J

Hace solo 10 años...

En ese momento el Volkswagen Golf IV (o Typ 1J) estaba a la venta, faltaban meses para el modelo nuevo, lo conocí en la autoescuela como coche de prácticas. Ya tenía unos cuantos años, había salido al mercado en 1997. Era la referencia del segmento.

Sin embargo el Golf de esa generación ya tenía versiones que la competencia no podía rebatir o que poca respuesta ha tenido, véase el R32 o los 4Motion. Hoy día no es demasiado diferente, aunque ha perdido algo de exclusividad. Además, en 2004 no había tanto compacto Premium. Y antes menos.

La calidad de rodadura y comportamiento del Golf IV era muy superior por ejemplo al Fiat Stilo, con un comportamiento de barca de recreo, o al del Renault Mégane II, dinámicamente un coche muy insustancial, muy burgués. El Opel Astra también tenía que mejorar lo suyo para igualar al Golf.

Citroën Xsara

Pero no solo se trata de cómo va el coche, sino de cómo se conduce. Los tactos de las diferentes direcciones asistidas del segmento también provocaban grandes contrastes. Las primeras electromecánicas aislaban demasiado al conductor de lo que pasaba en las ruedas delanteras.

No tuve esa sensación con el Golf IV. Respecto a cajas de cambio, lo mismo. Los 307, Xsara y demás PSA de entonces tenían un conocido tacto pastoso e impreciso que quedaba resaltado en múltiples pruebas de producto. La del Golf IV tenía un guiado muy preciso y sólido, aún me parece de los mejores manuales que he conducido.

No obstante también había rivales a la altura del Golf, como Ford Focus I/II, o Alfa 147, incluso el Mazda3. No me olvido de los problemas de calidad que dio el Golf IV, como los elevalunas eléctricos o los malditos caudalímetros. En ningún momento digo que sea el coche perfecto, ni el compacto perfecto. Ni siquiera digo que me guste.

Peugeot 308

¿Peligra el trono del Golf?

Podría hablar de 15 años y atrás, pero ahí me falta la experiencia de haber conducido el Golf III y sus rivales. Uno ha de saber cuándo retirarse. Pero una cosa está clara, en la actualidad, la diferencia entre Golf y no-Golf se nota menos. Incluso Volkswagen le ha dado suspensión trasera torsional (menos de 125 CV) y el raíl común en Diesel.

Ahora tenemos a Peugeot sacando pecholobo con el 308, el Coche del Año 2014, menos mal que ya no hacen coches como el 307. Los modelos básicos de Focus, i30, cee'd y compañía van mejor que los Golf básicos, tienen suspensión trasera independiente y son más predecibles al límite.

Es más, puedo decir, después de conducir el Mazda3, que probablemente sea el mejor compacto que se puede comprar en Europa, pero lo digo con algunas reservas porque no he conducido todos los competidores y quizás exagero. Pero a día de hoy ninguno me ha convencido más.

Mazda3

Otro dignísimo rival es el Opel Astra, aunque le faltan versiones de tracción total y en eficiencia van un paso atrás en varios escalones de potencia. No deja de ser el tercer compacto más vendido del viejo continente. "Es alemán", y si le quitamos las comillas, pues igual.

El segmento C es cada vez más Premium, y solo hay que ver el éxito que tienen los Audi A3, BMW Serie 1 y Mercedes-Benz Clase A. Están entre los 10 más vendidos del segmento. Claro dominio alemán. A nadie le debe sorprender, el mercado doméstico alemán, el mayor en volumen, es de los más exigentes también.

Quiero ver, en uno o dos años, qué tal ha posicionado el nuevo Nissan Pulsar en este disputado segmento. Otros japoneses como Auris y Mazda3 se han vuelto muy buenos competidores. Respecto al Toyota, desde el segundo Auris, porque el primero me parecía un anticoche, difícilmente era más impersonal.

Toyota Auris HSD

Un pariente cercano del Golf, el Skoda Octavia, sigue siendo un sedán, pero ahora compite con modelos de segmento superior, y eso no es tan fácil como parece. Respecto al SEAT León, lo mismo, otro coche muy competitivo, pero que VAG coloca por debajo del Golf para no canibalizarse. Ojo, en 40 años, solo el Golf ha mantenido el nombre comercial en el segmento, además del Civic.

Lo cierto es que el Golf lo tiene cada vez más difícil, no lleva la delantera en todo. Por ejemplo, ha perdido la oportunidad de tener un híbrido asequible, pues el Golf GTE no será nada asequible, y aún no se vende. El Toyota Auris HSD metió esta tecnología en el mercado en 2010, y no le va nada mal hoy día.

Con una competencia que ha espabilado por fin (hay excepciones, como Fiat) y la presión de los Premium C, el Golf está obligado a dar argumentos para ser la referencia, antes de que deje de serlo. El Focus puede destronarle, el Astra lo tiene más complicado. De todas formas, menos mal que se ha considerado referencia, el segmento ha ido a mejor.

¿Estáis de acuerdo?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio