Compartir
Publicidad

Si tu Fiat es demasiado lento, ponle un motor de avión

Si tu Fiat es demasiado lento, ponle un motor de avión
3 Comentarios
Publicidad

Desde que el automóvil existe, siempre nos han atraído las locuras que consisten en colocar un motor enorme en una caja muy pequeña. Caroll Shelby ya lo hizo con un V8 Ford en el británico AC Roadster, dando nacimiento al Cobra. Hoy se sigue haciendo a diferentes escalas, desde un V8 AMG en un Mercedes Clase C hasta -y esto es más artesanal- un V8 de Corvette en un Mazda MX-5.

Antes de la Segunda Guerra Mundial era algo que también se solía hacer, pero el desarrollo de la tecnología era tal que si realmente querías un motor de potencia descomunal en tu coche sólo te quedaba la opción de equiparlo con un motor de avión.

De los varios ejemplos que existen de coches con motores de aviones fabricados antes de la Segunda Guerra Mundial, nos ha llamado la atención este artilugio. Se trata de un Fiat de 1905 con motor de avión Isotta Fraschini de 1917 (6 cilindros de 16.5 litros y 250 CV).

Obviamente, no se trata del motor original, pues es descaradamente posterior al coche. Ante la falta de registros y documentación de la época sobre el coche, optó por instalar lo más parecido que pudo encontrar.

¿Es una mala idea? Desde el punto de vista estrictamente histórico, sí. Desde el punto de vista del apasionado del motor, no porque este coche no solamente circula, y al parecer el dueño se lo lleva al pub como si nada (sí, es todo muy británico), sino que además otorga unas prestaciones de infarto.

El motor entrega la friolera de 4.067 Nm y permite al Fiat superar los 200 km/h. Eso sí, con una transmisión por cadena y neumáticos anchos como los de una 125 hay que dejar el cerebro en casa -o en el pub- para atreverse.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio