Compartir
Publicidad

Aunque no lo creas, eso es un BMW M5 E39 y el motivo de que se convirtiera en un coche tan bueno

Aunque no lo creas, eso es un BMW M5 E39 y el motivo de que se convirtiera en un coche tan bueno
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si crees que las máquinas nos van a quitar el trabajo, estás en lo correcto. Y si piensas que algunos de esos trabajos serán los empleos más divertidos que podrías desarrollar, también, la única diferencia es que es algo que llevan haciendo desde hace tiempo. Seguro que alguna vez has soñado con ser piloto de pruebas de una marca o tester en nómina de un gran fabricante de coches, pues cada vez lo vas a tener más complicado.

En el vídeo que te traemos a continuación podemos ver cómo se desarrolló el tren de rodaje del BMW M5 en su generación E39 que debutó en 1998. Si hoy la joya de la corona son las simulaciones por ordenador, a finales del siglo XX lo eran los bancos de pruebas automatizados, y precisamente es lo que vemos en la siguiente secuencia.

Bancos de pruebas, la panacea del siglo XX

Básicamente se trata de la sección delantera del chasis cortado y sujeto a una máquina capaz de simular durante días y de manera ininterrumpida el movimiento exacto de un M5 rodando en carretera o circuito. Además de controlar las aceleraciones y frenadas sobre unos rodillos, las transferencias de peso y los movimientos de la dirección, incluso es capaz de simular los baches del asfalto y el comportamiento de la suspensión en cualquier ángulo y con cualquier carga.

Al BMW M5 E39 se le recuerda con un especial cariño gracias a haberse convertido en una de las grandes berlinas deportivas con mejor comportamiento sin dejar a un lado el confort, y en buena parte aquello se consiguió gracias al empleo de sistemas tan elaborados como el que acabamos de ver. La suspensión del M5 recurría a sistema MacPherson igual que el del resto de la gama, pero muy modificado para afinar su funcionamiento al máximo y con una altura reducida en 23 mm.

Bmw M5 E39

Además, no podemos olvidarnos de aquel glorioso motor V8 atmosférico de 4.9 litros de aspiración natural, capaz de producir 400 CV bramando a 6.600 revoluciones por minuto.

Y ahora que es domingo, tienes tiempo libre y se te ha despertado el interés, no te sientas culpable por rebuscar en los anuncios clasificados (guiño).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos