Compartir
Publicidad
Publicidad

Dolorpasión™: el mal gusto a la japonesa, visto en Tokio

Dolorpasión™: el mal gusto a la japonesa, visto en Tokio
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Durante mi periplo japonés también tuve la -oportunidad- desgracia de ver cosas de dudoso gusto. Me quedo con dos que me llamaron la atención más de lo normal, y eso que no vi las horrendas furgonetas de colores chillones pintadas con idols. Son dos destrozos de órdago.

El primero es un coche que no consigo identificar, no sé si es inglés o americano, pero parece lo segundo por el volante a la izquierda. No sé ni por dónde empezar. Es una oda al mal gusto se mire como se mire. Lo encontré en Harajuku, Tokio. Lo segundo es un destrozo total de un Mercedes SL 600 por parte de la casa D.A.D. de tuning.

La primera vez que me encontré este cacharro fue el día 11 por la tarde muy cerca de la estación JR de Harajuku, donde se suelen reunir tribus urbanas y pijos. Cerca hay muchas tiendas de ropa, de todos los presupuestos. Este tío hacía candidatura al más hortera. Hasta Agatha Ruiz de la Prada diría algo...

Dolorpasión en Japón

Volví en una segunda ocasión a Harajuku, y estaba aparcado el desgraciado en el mismo sitio. Es que no sé deciros qué me daba más repugnancia, si el exterior o el interior, tapicería, botones dorados, cristales, papel albal para el salpicadero. Casi devuelvo en plena calle.

Pude ver al dueño, iba vestido en consonancia con el coche, así que ¿qué podíamos esperar? Al menos el hombre era coherente. No salté sobre él para cargármelo porque no pretendía que me deportaran. Esa segunda ocasión acabé en el barrio de Shibuya, donde está el cruce de peatones más concurrido del mundo y la estatua a Hachiko.

Muy cerca tenemos un edificio que se usa solo para ropa masculina, el Shibuya 109, que tenía este reclamo en la puerta. ¿Qué hizo este pobre Mercedes para acabar cubierto de dorado y cristales Swarovsky? No lo sé. Igual consumir mucho. El interior es peor, hasta se aprecia un desperfecto en la puerta del pasajero. A ver quién lo encuentra primero.

Dolorpasión en Japón

Dolorpasión ocurre en domingo y al otro lado del mundo. Nadie se libra. Si después de esta lectura os encontráis mal, sal de frutas o un par de dedos contra la garganta. En unos minutos estaréis mejor.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos